Comunicados de la Asociación de la Anarquía Ontológica (Hakim Bey)

COMUNICADOS DE LA ASOCIACION DE LA ANARQUIA ONTOLOGICA
Hakim Bey
Comunicado nº; 1 (primavera 1986):
i. Consignas y lemas para graffiti en el metro y demás propósitos
ii. Algunas ideas poético-terroristas que aún languidecen tristemente en el reino del “arte conceptual”
Comunicado nº; 2: El bolo memorial kallikak y ashram del caos: una propuesta
Comunicado nº; 3: Número de haymarket
Comunicado nº; 4: El fin del mundo
Comunicado nº; 5: “el sadomasoquismo intelectual es el fascismo de los ochenta; la vanguardia come mierda y le gusta”
Comunicado nº; 6:
i. Apocalipsis de salón: “teatro secreto”
ii. Asesinato-guerra-hambre-codicia
Comunicado nº; 7: paleolitismo psíquico y alta tecnología: una toma de posición
Comunicado nº;8: la teoría del caos y la familia nuclear
Comunicado nº;9: doble inmersión catilinaria
Cristianismo
Abortistas-Antiabortistas
Comunicado nº;10: la sesión plenaria publica nuevas denuncias se esperan purgas
Comunicado nº;11: arenga de las fiestas número especial sobre la alimentación:¡;abajo lo light!
Comunicado especial de halloween: la magia negra como acción revolucionaria
Comunicado especial: la AAO anuncia purgas en el movimiento del caos
Anarquia post-anarquismo
Corona negra y rosa negra: anarcomonarquía y anarcomisticismo
Instrucciones del kali yuga
Contra la reproduccion de la muerte
Sonora denuncia del surrealismo
Por un congreso de religiones raras
La tierra hueca
Nietzche y los Derviches
Resolucion para los 90:¡¡¡;boicot a la cultura policial!!
COMUNICADO Nº; 1 (PRIMAVERA 1986)
I. Consignas y lemas para graffiti en el metro y demás propósitos
COSMOPOLITISMO SIN RAICES
TERRORISMO POETICO
(para garabatear o estampar sobre anuncios)
ESTOS SON TUS VERDADEROS DESEOS
MARXISMO STIRNERISMO
HUELGA EN FAVOR DE LA INDOLENCIA Y LA BELLEZA ESPIRITUAL
LOS NIÑOS TIENEN LOS PIES BONITOS
LAS CADENAS DE LA LEY SE HAN ROTO
PORNOGRAFIA TANTRICA
ARISTOCRATISMO RADICAL
GUERRILLAS URBANAS DE LIBERACION INFANTIL
FANATICOS CHIITAS IMAGINARIOS
BOLO’BOLO
SIONISMO GAY (SODOMA PARA LOS SODOMITAS)
UTOPIAS PIRATAS
CAOS NUNCA MURIO
Algunas de éstas son consignas “sinceras” de la AAO -otras sólo tienen la intención de suscitar la aprensión y el recelo público- pero
no estamos seguros de cuál es cuál. Gracias a Stalin, anónimo, Bob Black, Pir Hassan (que a su mención sea la paz), F. Nietzche,
Hank Purcell Jr., “P.M.”, y al Hermano Jehad al Salah del Templo Moro de Dagon.
II. Algunas ideas poético-terroristas que aún languidecen tristemente en el reino del “arte conceptual”
1. Entra en el área de servicio informatizado de atención al cliente del Citybank o Banesto en una hora punta, cágate en el suelo y
vete.
2. Chicago primero de mayo del 86: organiza una procesión religiosa por los “Mártires” de Haymarket; enormes pancartas con
retratos sentimentales, adornadas con guirnaldas de flores ondeando oropel y encajes, transportadas por penitentes en túnicas con
capucha negra estilo KKKofradiero; amanerados acólitos farisaicos de TV con incienso y agua bendita salpican a las turbas;
anarquistas con la cara tiznada de ceniza se azotan con pequeños flagelos y látigos; un “Papa” en túnica negra bendice unos
pequeños ataúdes simbólicos transportados con reverencia al cementerio por punkis sollozantes. Tal espectáculo ha de ofender a casi
todo el mundo.
3. Pega por lugares públicos una fotocopia volante, foto de un bello muchacho de doce años, desnudo y masturbándose, claramente
intitulada: LA CARA DE DIOS.
4. Envía anónimamente por correo exquisitas y elaboradas “bendiciones” mágicas a gente o grupos de tu consideración, ya sea por
su política o espiritualidad o por su belleza física, éxito en el crimen, etc. Sigue el mismo procedimiento general esbozado abajo en
la sección 5, pero utiliza la estética apropiada de buena suerte, felicidad o amor.
5. Invoca una terrible maldición sobre una institución maligna, tal como El País o el Hilo Musical. Una táctica adoptada de los
brujos malayos: envía a la empresa un paquete que contenga una botella, taponada y sellada con cera negra. Dentro: insectos
muertos, escorpiones, lagartos o similares; una bolsa que contenga tierra de tumba (“gris-gris” en la terminología vudú americana)
además de otras substancias nocivas; un huevo acribillado de clavos de hierro y alfileres; un pergamino con un emblema dibujado
(Este yantra o veve invoca al Djinn Negro, la sombra oscura del yo. Información detallada disponible en la AAO) Una nota adjunta
explica que el conjuro se manda contra la institución y no contra los individuos; pero a menos que la propia institución deje de ser
maligna, la maldición (como un espejo) empezará a infectar la sede de mala suerte, de una miasma de negatividad. Prepara una “nota
de prensa” explicando la maldición y reivindicándola en nombre de la Sociedad General de Autores. Envía copias de este texto a
todos los empleados de la institución y a medios de comunicación seleccionados. La noche antes de que estas misivas lleguen, pega
fotocopias del emblema del Djinn Negro por toda la sede de la institución, donde puedan ser vistos por los empleados que lleguen a
trabajar la mañana siguiente.
(Gracias a Abu Jehad una vez más, y a Sri Anamananda -moro castellano de la torre meteorológica de Belvedere- y demás
camaradas de la Zona Autónoma de Central Park y del Templo de Brooklyn Número 1)
COMUNICADO Nº; 2
El Bolo Memorial Kallikak y
Ashram del Caos: una propuesta
CULTIVAR UNA OBSESION POR las caravanas aerodinámicas -esos clásicos dirigibles en miniatura sobre ruedas- y también por
los Pine Barrens de Nueva Jersey, inmensas tierras campas perdidas de cañadas arenosas y pinos de brea, pantanos de arándanos y
pueblos fantasma, población de unos 14 por milla cuadrada, pistas de tierra invadidas por la fronda, cabañas de espinazo roto y
oxidados hogares móviles aislados con sus coches quemados en el porche tierra de los míticos Kallikaks; las “familias de los pinos”
estudiadas por los eugenesistas en los años veinte para justificar la esterilización de los pobres rurales. Algunos Kallikaks se casaron
bien, y tributaron agradecimientos burgueses a los buenos genes; otros sin embargo nunca tuvieron un verdadero empleo sino
vivieron de los bosques -incesto, sodomía, deficiencias mentales en abundancia- fotos retocadas para darles un aspecto adusto y
alelado; descendientes de indios vagabundos, mercenarios hesienses, contrabandistas de ron, desertores -degenerados lovecraftianosya
que se piensa los Kallikaks bien pueden haber producido caotes clandestinos, precursores radicales sexuales, profetas del trabajo
cero. Como otros paisajes monótonos (desierto, mar, pantano), los Barrens parecen infundidos de potencial erótico; no vril u orgón
tanto como un lánguido desorden, casi una putería de la naturaleza, como si la tierra y el agua mismas estuvieran compuestas de
carne sexual, de membranas, de esponjoso tejido eréctil. Aquí es donde queremos ocupar, quizás en un refugio abandonado de
caza/pesca con una vieja estufa de leña y letrina; o en las ruinosas cabañas de vacaciones de alguna carretera comarcal en desuso; o
bien en un claro donde aparquemos dos o tres aerodinámicas escondidas entre los pinos cerca de una cañada o poza para bañarse.
¿Qué tal se lo hicieron los Kallikaks? Vamos a enterarnos en alguna parte unos muchachos sueñan que los extraterrestres vendrán a
rescatarlos de sus familias, quizás vaporizando a sus padres con un rayo alienígena de paso. Qué cosas. Trama de secuestros de los
Piratas Espaciales desarticulada. “Alienígena” desenmascarado como fanático chiíta poeta maricón. OVNI avistado sobre los Pine
Barrens. “Los muchachos perdidos dejarán la tierra”, declara el así llamado Profeta del Caos Hakim Bey
muchachos fugitivos, confusión y desorden, éxtasis e indolencia, chapuzones en cueros -la infancia como insurrección permanentecolecciones
de ranas, caracoles, hojas -meando a la luna- 11, 12, 13 años; lo suficientemente mayores para arrebatar el control de la
propia historia a los padres, la escuela, el INEM, la TV. Vente a vivir con nosotros a los Barrens; cultivaremos una variedad local de
cáñamo sin semilla para financiar nuestros lujos y contemplaciones de la alquimia del verano, y aparte no producir nada sino
artefactos de terrorismo poético y mementos de nuestros placeres
ir a dar vueltas sin destino en la vieja camioneta, pescando y recolectando, tumbándonos por ahí en la sombra a comer uvas y a leer
tebeos; ésta es nuestra economía. El modo de las cosas cuando se desencadenan de la Ley, cada molécula una orquídea, cada átomo
una perla para la conciencia atenta -éste es nuestro culto-. La aerodinámica tapizada de alfombras persas, el césped pletórico de mala
hierba satisfecha la casa del árbol se convierte en una nave espacial de madera en la desnudez de julio y la medianoche, medio
abierta a las estrellas, cálida con sudor epicúreo, agitada y después encalmada por la respiración de los pinos.
(Querido Bolo Log: tú pediste una utopía práctica y factible; aquí la tienes, no una mera fantasía post holocausto, ni castillos en la
Luna o en Júpiter; un esquema que podríamos poner en marcha mañana mismo; exceptuando que cada uno de sus aspectos rompe
alguna ley, revela algún tabú absoluto en la sociedad americana, amenaza el tejido mismo de etc., etc. Mala suerte. Estos son
nuestros verdaderos deseos, y para colmarlos hemos de contemplar no sólo una vida de puro arte sino también de puro crimen, pura
insurrección. Amen.)
(Gracias al Grim Reaper y a otros miembros del Templo Si Fan de Providence para YALU, GANO, SILA e ideas)
COMUNICADO Nº; 3
Número de Haymarket
“SOLO NECESITO MENCIONAR de pasada que hay un curioso retorno de la tradición del pez gato en la serie popular de películas
de Godzilla que aparecieron después de que el caos nuclear se desatara sobre Japón. De hecho, los detalles simbólicos en la
evolución de la tradición fílmica se corresponden de manera sorprendente con los temas mitológicos y folklóricos japoneses y chinos
del combate con una ambivalente criatura del caos (algunas de las películas, como Mothra, recuerdan directamente los antiguos
motivos del huevo/calabaza/capullo cósmico) que suele terminar domesticado, después de la ruptura del orden de la civilización,
gracias a la intervención especial e indirecta de los niños”.
Girardot, Myth chr(38) Meaning in Early Taoism: The Theme of Chaos (hun-t’un)
En algún viejo Templo de la Ciencia Mora (en Chicago o Baltimore) un amigo afirmaba haber visto un altar secreto sobre el que
descansaban un par de revólveres a juego (en un maletín forrado de terciopelo) y un fez negro. Supuestamente la iniciación al círculo
interior exigía al moro neófito asesinar al menos a un policía. /// ¿Qué pasa con Louis Lingg? ¿Fue un precursor del anarquismo
ontológico? “Os desprecio” -uno no puede sino admirar tales sentimientos-. Pero el hombre se dinamitó a los 22 años para escapar
de la horca… éste no es exactamente nuestro camino elegido. A la IDEA de la POLICIA le crecen como a una hidra 100 cabezas por
cada una cortada; y todas ellas son policías en directo. Con cortar cabezas no ganamos nada, tan sólo incrementar el poder de la
bestia hasta tragarnos. /// Primero mata la IDEA -vuela el monumento en nuestro interior- y luego quizás… el equilibrio de poder
cambie. Cuando el último policía de nuestro cerebro sea abatido por el último deseo irrealizado, quizás incluso el paisaje a nuestro
alrededor empiece a cambiar…/// El terrorismo poético propone este sabotaje de arquetipos como la única táctica insurgente factible
en el presente. Pero como extremistas chiítas deseosos de derrocar (por cualquier medio) a toda policía, ayatollahs, banqueros,
ejecutores, sacerdotes, etc., nos reservamos la opción de venerar incluso los “fracasos” del exceso radical. /// Unos cuantos días
desencadenados del Imperio de las Mentiras bien pueden merecer un sacrificio considerable; un momento de realización exaltada
puede pesar más que toda una vida de aburrimiento y trabajo microcefálico. /// Pero hemos de hacer nuestro este momento -y nuestra
propiedad sobre él esta seriamente comprometida si hemos de cometer un suicidio para preservar su integridad-. Así mezclamos
nuestra veneración con la ironía; no es el martirio mismo lo que proponemos, sino el valor del dinamitero, la autoposesión de un
monstruo del caos, la consumación de placeres criminales e ilegales.
COMUNICADO Nº; 4
El Fin del Mundo
LA AAO SE DECLARA oficialmente aburrida del Fin del Mundo. Su versión canónica viene siendo utilizada desde 1945 para
mantenernos encogidos de miedo a la Mutua de la Destrucción Asegurada y en gimoteante servidumbre a nuestros políticos
superhéroe (los únicos capaces de manejar la mortífera kriptonita verde)…
Qué significa haber inventado una forma de destruir toda la vida en la tierra? Poca cosa. Hemos soñado esto como un escape de la
contemplación de nuestras propias muertes individuales. Hemos creado un emblema para que sirva de reflejo especular a una
inmortalidad descartada. Como dictadores dementes nos embriagamos con el pensamiento de llevárnoslo todo con nosotros al
Abismo.
La versión extraoficial del Apocalipsis implica una lasciva añoranza del fin, y de un edén post holocausto donde los Survivalistas (o
los 144,000 Elegidos del Apocalipsis) puedan permitirse orgías de Histeria Dualista, interminables confrontaciones finales con un
mal seductor…
Hemos visto el fantasma de René Guenon, cadavérico y tocado con un fez (como Boris Karloff en el papel de Ardis Bey en La
momia) conduciendo una funérea banda no wave de ruido industrial con estentóreos cantos zumbones de mosca para los muertos de
la Cultura y el Cosmos: el fetichismo elitista de patéticos nihilistas, la autorepulsión gnóstica de los intelectualoides “post sexuales”.
¿;Acaso no son estas terribles baladas simples reflejos de todas las mentiras y tópicos sobre el Progreso y el Futuro, retransmitidas
desde cada altavoz, zapeadas como ondas cerebrales paranoicas desde cada libro de texto y TV del mundo del consenso? La
tanatosis de los Milenaristas a la Ultima supura como podre desde la falsa salud de los Paraísos de Consumidores y Trabajadores.
Cualquiera que sea capaz de leer historia con los dos hemisferios del cerebro sabe que un mundo se acaba a cada instante -las olas
del tiempo sólo dejan al retirarse secos recuerdos de un pasado cerrado y petrificado- memoria imperfecta, ya moribunda y otoñal. Y
cada instante ve nacer también un mundo -a pesar de las confutaciones de filósofos y científicos cuyos cuerpos se han vuelto
insensibles- un presente en el que todas las imposibilidades se han renovado, donde la culpa y la premonición se desvanecen en
presencia de un hologramático gesto psicomántrico.
El pasado “normativo” o la futura muerte calórica del universo significan tan poco para nosotros como el PIB del año pasado o la
disolución del Estado. Todos los ideales pasados, todos los futuros que aún no han pasado, simplemente obstruyen nuestra
conciencia de presencia vívida total.
Ciertas sectas creen que el mundo (o “un” mundo) ya ha llegado a su fin. Para los Testigos de Jehová ocurrió en 1914 (sí amigos,
ahora estamos viviendo en el Libro del Apocalipsis). Para ciertos ocultistas orientales, ocurrió durante la Gran Conjunción de los
Planetas en 1962. Joaquín de Fiore proclamó la Tercera Era, la del Espíritu Santo, que reemplazaba a las del Padre y el Hijo. Hassan
II de Alamut proclamó la Gran Resurrección, la inmanentización del escatón, el paraíso en la tierra. El tiempo profano se acabó en
algún momento de la alta edad media. Desde entonces hemos estado viviendo en tiempo angélico; sólo que la mayoría de nosotros
no lo sabe.
O adoptar una posición monista aún más radical: el tiempo nunca empezó en absoluto. Caos nunca murió. El Imperio jamás se
fundó. Ni ahora ni nunca hemos sido esclavos del pasado o rehenes del futuro.
Sugerimos que el Fin del Mundo sea declarado un fait accompli; la fecha exacta no importa. Los Ranters en 1650 sabían que el
Milenio sobreviene ya en cada alma que despierta a sí misma, a su propia centralidad y divinidad. “Alégrate, criatura compañera”,
era su saludo.;Todo es nuestro!”
No quiero parte en ningún otro Fin del Mundo. Un muchacho me sonríe en la calle. Un cuervo negro se sienta en un árbol de
magnolia rosa, graznando mientras el orgón se acumula y descarga en un microsegundo sobre la ciudad… empieza el verano. Puedo
ser tu amante… pero escupo en tu Milenio.
COMUNICADO Nº ; 5
“El sadomasoquismo intelectual es el fascismo de los ochenta; La vanguardia come mierda y le gusta”
;CAMARADAS!
Cierta confusión sobre el “Caos” ha plagado recientemente la AAO desde ciertos cuarteles revanchistas, forzándonos (a nosotros
que despreciamos la polémica) a conceder una sesión plenaria dedicada a la denuncia ex-catedra, portentosa como el infierno;
nuestras caras arden rojas de retórica, los salivajos vuelan de nuestros labios, las venas del cuello se hinchan con fervor de púlpito.
Finalmente hemos de condescender a agitar pancartas con furibundas consignas (y tipografía de los años 30) para declarar lo que la
anarquía ontológica no es.
Recuerda, sólo en la física clásica tiene el caos algo que ver con la entropía, con la muerte térmica o la degradación. En nuestra
física (teoría del caos), el caos se identifica con el tao, más allá del yin como entropía y del yang como energía, es más un principio
de creación continua que nihil alguno, vacío en el sentido de potentia, no de desgaste. (El caos como la “suma de todos los
órdenes”).
De esta alquimia destilamos una teoría estética. El arte caótico puede hacer de monstruo, puede incluso hacer de grand guignol, pero
no puede jamás permitir enfangarse en pútrida negatividad, en tanatosis, en schadenfreude (complacencia en la desgracia de otros),
canturrear sobre memorabilia nazi y asesinatos en serie.
La anarquía ontológica no colecciona películas snuff y se aburre hasta las lágrimas con las dominatrices que espetan filosofía
francesa. (“No hay esperanza y lo sabía antes que tú, capullo. ;Chinchaaa!”) .
A Wilhelm Reich lo volvieron medio loco y asesinaron los agentes de la Plaga Emocional; quizás la mitad de su trabajo derivara de
la pura paranoia (conspiraciones OVNI, homofobia, incluso su teoría del orgasmo), PERO en un punto estamos de acuerdo de todo
corazón; SexPol: la represión sexual genera una obsesión por la muerte, lo que lleva a las malas políticas. Una gran parte del arte de
vanguardia esta saturada de Rayos de Orgón Mortales (ROM). La anarquía ontológica apunta a la construcción de rompenubes
estéticos (cañones de RO) para dispersar las miasmas del sadomasoquismo cerebral que ahora pasa por moderno, enrollado, nuevo y
a la moda. Los artistas de “performance” que se automutilan nos resultan banales y estúpidos -su arte hace a todo el mundo más
infeliz-. ¿Qué clase de mojón connivente de tres al cuarto… qué clase de arte de cerebro de cucaracha se arrastra medio cocido por
este filete del apocalipsis?
Por supuesto la vanguardia parece “inteligente”; así parecían Marinetti y los futuristas, así parecían Pound y Celine. Comparada con
esa inteligencia preferiríamos la verdadera estupidez, una bucólica new age de embelesada inanidad -mejor idiotas que obsesionados
con la muerte-. Pero por suerte no tenemos que escarbarnos los sesos para obtener nuestra propia forma obsesiva de satori. Todas las
facultades, todos los sentidos nos pertenecen como algo nuestro; ambos corazón y cabeza, intelecto y espíritu, cuerpo y alma.
Nuestro arte no es el de la mutilación sino el del exceso, el de la superabundancia, el del asombro.
Los administradores de la desdicha sin sentido son los Escuadrones de la Muerte de las estéticas contemporáneas -y nosotros somos
los “desaparecidos”-. Su salón de baile de pega de oculta cacharrería del III Reich y los asesinatos de niños atraen a los
manipuladores del Espectáculo -la muerte queda mejor en TV que la vida- y nosotros los caóticos, que predicamos la alegría
insurgente, somos marginados hacia el silencio.
Ni que decir tiene que rechazamos toda censura de la Iglesia y del Estado; pero “después de la revolución” estaríamos dispuestos a
tomar la responsabilidad personal e individual de quemar toda la mierda de arte snuff de los Escuadrones de la Muerte y plantarla en
mitad del arroyo. (La crítica deviene acción directa en un contexto anarquista). En mi espacio no caben ni Jesucristo y sus señores de
las moscas, ni Charles Manson y sus admiradores literarios. No quiero policía mundana, ni quiero asesinos de hacha cósmicos
tampoco; ni matanzas de motosierra de TV, ni sensibles novelas postesctructuralistas sobre necrofilia.
Por el momento, la AAO apenas puede esperar sabotear los sofocantes mecanismos del Estado y sus circuitos fantasmales; pero
podríamos quizás encontrarnos en la posición de hacer algo en cuanto a las manifestaciones menores de la plaga de ROM como los
Devoradores de Cadáveres del Lower East Side y demás porquería artística. Apoyamos a los artistas que usan material terrorífico
por alguna “causa más elevada” -que usan material amoroso/sexual de cualquier tipo, ya chocante o ilegal- que usan su asco y su
enfado y sus verdaderos deseos de volcarse hacia la autorrealización y la belleza y la aventura. “Nihilismo Social”, sí; pero no el
nihilismo muerto de la autorepulsión gnóstica. Incluso si es violento y abrasivo, cualquiera con un vestigio de tercer ojo puede ver
las diferencias entre el revolucionario arte de la vida y el reaccionario arte de la muerte. Los ROM apestan, y la nariz caótica puede
detectarlos -tal como discierne el perfume del gozo espiritual/sexual, ya esté enterrado o enmascarado por otras esencias más
oscuras-. Incluso la extrema derecha, con todo su horror a la carne y a los sentidos, encuentra en ocasiones un momento de
percepción y de dilatación de los sentidos; pero los Escuadrones de la Muerte, con su cansina reverencia a las abstracciones
revolucionarias a la moda, nos ofrecen tanta auténtica energía liberadora como puedan hacerlo el FBI, el Opus o el Ministerio de
Sanidad.
Vivimos en una sociedad que hace publicidad de sus mercancías más costosas con imágenes de muerte y mutilación, apuntándolas
directamente al cerebro trasero reptiliano de millones de personas a través de carcinogénicos mecanismos generadores de ondas alfa
distorsionadoras de la realidad -mientras ciertas imágenes de vida (como nuestra favorita, un niño masturbándose) son prohibidas y
castigadas con increíble ferocidad-. No hacen falta arrestos en absoluto para ser un sádico del arte, ya que la muerte salaz reside en el
núcleo estético de nuestro Paradigma del Consenso. “Izquierdistas” a los que les gusta disfrazarse y jugar a policías y víctimas y
pensar e intelectualizar sobre arte de casquería y de desesperanza petulante y sobre funéreas moderneces y sobre la desgracia de los
otros; esos “artistas” no son otra cosa que policías sin poder (una definición apta para muchos “revolucionarios” también).
Tenemos una bomba negra para estos fascistas estéticos, que explota con petardos y esperma, con ronca mala hierba y piratería, con
inverosímiles herejías chiítas y fuentes burbujeantes de paraíso, con ritmos complejos, pulsaciones de vida, todo lo sin forma y lo
exquisito.
;Despiértate! ;Respira! ;Siente el aliento del mundo contra tu piel!;Carpe diem! ;Respira!;Respira!
(Gracias a los Four Arguments for the Abolition of Television de J. Mander; a Adam Exit; y al Moorish Cosmopolitan de
Williamsburgh).
COMUNICADO Nº; 6
I. Apocalipsis de salón: “Teatro Secreto”
II.
MIENTRAS NINGUN STALIN nos respire en el cuello, ¿;por qué no hacer un arte al servicio de… una sublevación?
Da igual si es “imposible”. ¿;Qué otra cosa podemos esperar obtener sino lo “imposible”? ;Deberíamos quizás esperar a que algún
otro nos revele nuestros verdaderos deseos?
Si el arte ha muerto, o si la audiencia se ha disuelto, entonces nos encontramos libres de dos pesos muertos. Potencialmente, cada
uno es ya algún tipo de artista; y potencialmente cada audiencia ha recuperado su inocencia, su habilidad para convertirse en el arte
que experimenta.
Admitiendo que podamos escapar de los museos que llevamos dentro, admitiendo que podamos dejar de vendernos a nosotros
mismos entradas para las galerías de nuestro propio cráneo, quizás podamos empezar a contemplar un arte que recree los objetivos
del brujo: cambiar la estructura de la realidad con la manipulación de símbolos vivos (en este caso, las imágenes que nos han sido
“dadas” por los organizadores de este salón -asesinato, guerra, hambre y codicia-).
Podemos así contemplar acciones estéticas que posean algo de la resonancia del terrorismo (o de la “crueldad”, en palabras de
Artaud) que apunten a la destrucción de abstracciones más que de gente, a la liberación más que al poder, al placer más que al
enriquecimiento, a la alegría más que al miedo. “Terrorismo poético”.
Nuestras imágenes escogidas tienen el potencial de la oscuridad pero todas las imágenes son máscaras, y tras estas máscaras se
esconden energías que podemos transformar hacia la luz y el placer.
Por ejemplo, el hombre que inventó el aikido fue un samurai que se convirtió en pacifista y se negó a luchar por el imperialismo
japonés. Se volvió un eremita, vivió en una montaña sentado bajo un árbol.
Un buen día un antiguo compañero de armas vino a visitarlo y lo acusó de traición, cobardía, etc. El eremita no dijo nada, sino que
permaneció sentado; y el oficial crecido de enojo, sacó su espada y golpeó. Espontáneamente el maestro desarmado desarmó al
oficial y le devolvió su espada. Una y otra vez el oficial intentó matarlo, usando cada sutil kata de su repertorio; pero de su mente
vacía el eremita cada vez inventaba una nueva forma de desarmarlo.
El oficial se convirtió por supuesto en su primer discípulo. Más tarde aprendieron a esquivar balas.
Podríamos contemplar una forma de metadrama concebido para capturar un sabor de este episodio, que dio lugar a un arte
enteramente nuevo, a una forma de lucha absolutamente no violenta -guerra sin asesinato-, la “espada de la vida” más que de la
muerte.
Una conspiración de artistas, anónimos como cualquier dinamitero, pero entregados a un acto de generosidad gratuita más que a la
violencia -al milenio más que al apocalipsis- dirigidos sin más a un momento presente de choque estético en servicio de la
realización y la liberación.
El arte cuenta seductoras mentiras que se hacen realidad.
¿Es posible crear un TEATRO SECRETO en el que artista y audiencia hayan desaparecido completamente; sólo para reaparecer en
otro plano, donde vida y arte se han convertido en una misma cosa, la pura entrega de regalos?
(Nota: El “Apocalipsis de salón” fue organizado por Sharon Gannon en julio de 1986).
II . Asesinato-guerra-hambre-codicia
LOS MANIQUEOS Y LOS CATAROS creían que el cuerpo puede espiritualizarse; mejor dicho, que el cuerpo meramente
contamina el espíritu puro y ha de ser completamente rechazado. Los perfecti gnósticos (dualistas radicales) se dejaban morir de
hambre para escapar del cuerpo y volver al pleroma de la luz pura.
Así es que: para evadirse de los males de la carne -asesinato, guerra, hambre, codicia- sólo queda paradójicamente un camino: el
asesinato del propio cuerpo, la guerra a la carne, el hambre hasta la muerte, la codicia de la salvación.
Los monistas radicales sin embargo (Ismailitas, Ranters, Antinomianos) consideran que cuerpo y espíritu son uno, que el mismo
espíritu que impregna una piedra negra también infunde a la carne de su luz; que todo vive y que todo es vida. “Las cosas son lo que
son espontáneamente… todo es natural… todo está en movimiento como si hubiera un Señor Verdadero para moverlo; mas si
buscamos las pruebas de este señor no las encontramos”. (Kuo Hsiang)
Paradójicamente, el sendero monista tampoco puede seguirse sin algún tipo de “asesinato, guerra, hambre, codicia”: la
transformación de la muerte en vida (comida, neguentropía) -la guerra contra el Imperio de las Mentiras- “el ayuno del alma”, o la
renuncia a la mentira, a todo lo que no es vida -y la codicia por la vida misma-, el poder absoluto del deseo.
Aún más: sin el conocimiento de la oscuridad (“el conocimiento carnal”) no puede existir conocimiento alguno de la luz (“gnosis”).
Los dos conocimientos no son meramente complementarios: digamos que son más bien idénticos, como una misma nota tocada en
diferentes octavas. Heráclito afirma que la realidad persiste en un estado de “guerra”. Sólo notas enfrentadas pueden crear la
armonía. (“El caos es la suma de todos los ordenes”).
Dale a cada uno de estos cuatro términos una máscara lingüística diferente (llamar a las Furias “las Amables” no es un mero
eufemismo sino una forma de descubrir aún más significado). Enmascarados, ritualizados, realizados como arte, los términos
tomados en su oscura belleza, en su “Luz Negra”.
En vez de asesinato di caza, la pura economía paleolítica de todas las sociedades tribales arcaicas no autoritarias; “venación”, la
matanza y comida de la carne y la forma de Venus, del deseo. En vez de guerra di insurrección, no la revolución de clases y poderes
sino la del eterno rebelde, la del oscuro que descubre la luz. En vez de codicia di anhelo, deseo inconquistable, amor loco. Y después
en vez de hambre, que es una forma de mutilación, habla de totalidad, de plenitud, de superabundancia, de la generosidad del yo que
se expande en espirales hacia el Otro.
Sin este baile de máscaras, nada ha de ser creado. La más antigua mitología hace de Eros el primogénito de Caos. Eros, el domador
salvaje, es la puerta por la que el artista vuelve a Caos, el Uno, y después vuelve otra vez, portando uno de los patrones de la belleza.
El artista, el cazador, el guerrero: aquel que es a un tiempo apasionado y equilibrado, igualmente codicioso y altruista hasta el último
extremo. Hemos de salvarnos de todas las salvaciones que nos salvan de nosotros mismos, de nuestro animal que también es nuestro
anima, nuestra misma fuerza vital, tanto como nuestro animus, nuestro animoso autorefuerzo, que puede manifestarse incluso a
través de la ira y el odio. BABILONIA nos ha contado que nuestra carne es basura -con este ardid y con la promesa de salvación nos
ha esclavizado-. Pero, si la carne está ya “salvada”, si ya es luz -si incluso la conciencia misma es un tipo de carne, un éter vivo
palpable y simultáneo- entonces no necesitamos poder alguno que interceda por nosotros. La intemperie, como dice Omar, es
paraíso incluso ahora.
La verdadera propiedad del asesinato reside en el Imperio, porque sólo la libertad es vida plena. La guerra es babilónica también
-ninguna persona libre morirá por el engrandecimiento de otra-. El hambre viene a existir sólo con la civilización de los salvadores,
de los reyes-sacerdotes; ¿No fue José el que enseñó al Faraón a especular en futuros de grano? Codicia -por la tierra, por la riqueza
simbólica, por el poder para deformar el cuerpo y el alma de otros para su propia salvación- la codicia también se despierta no de la
“naturaleza naturalizante”, sino del embalse y la canalización de todas las energías para Mayor Gloria del Imperio.
Contra todo esto, el artista posee el baile de máscaras, la radicalización total del lenguaje, la invención de un “terrorismo poético”
que golpeará no a seres vivos sino a las ideas malignas, a los pesos muertos sobre la tapa del ataúd de nuestros deseos. La
arquitectura de la asfixia y la parálisis serán sólo voladas con nuestra celebración total de todo; incluso de la oscuridad.
Solsticio de verano, 1986
COMUNICADO Nº; 7
Paleolitismo psíquico y alta tecnología: una toma de posición NO VAYAS A CREERTE QUE, sólo porque la AAO hable
continuamente de “paleolitismo”, nuestra intención sea bombardearnos a todos de vuelta a la edad de piedra.
No tenemos interés alguno en “volver a la tierra” si el trato incluye la aburrida vida de un labriego pisamierdas; ni queremos
tampoco “tribalismo” si viene acompañado de tabúes, fetiches y desnutrición. No tenemos nada contra el concepto de cultura,
incluyendo a la tecnología; para nosotros el problema empieza con la civilización.
Lo que nos gusta de la vida paleolítica ha sido resumido por la Escuela de Antropología de los Pueblos sin Autoridad: la elegante
pereza de la sociedad cazadora/recolectora, la jornada de trabajo de dos horas, la obsesión por el arte, la poesía, el baile y la
galantería, la “democratización del chamanismo”, el cultivo de la percepción; resumiendo, la cultura.
Lo que no nos gusta de la civilización puede deducirse de la siguiente progresión: la “revolución agrícola”; la emergencia de las
castas; la ciudad y su culto por el control hierático (“Babilonia”); la esclavitud; el dogma; el imperialismo (“Roma”). La supresión de
la sexualidad en el “trabajo” bajo la aegis de la “autoridad”. “El Imperio nunca acabó”.
Un paleolitismo psíquico basado en la alta tecnología; post agrícola, post industrial, de “trabajo cero”, nómada (o “cosmopolita sin
raíces”) -una Sociedad del Paradigma Cuántico- esto constituye la visión ideal del futuro de acuerdo a la teoría del caos y a la
“futurología” (tal como Robert Anton Wilson y T. Leary conciben el término).
Y en lo que respecta al presente: rechazamos cualquier colaboración con la Civilización de la Anorexia y la Bulimia, con esa gente
tan avergonzada de no sufrir nunca que se han de inventar cilicios para sí y para otros; o con aquellos que se atiborran sin compasión
y luego echan la papilla de su culpa reprimida en grandes rounds masoquistas de dietas y carreras. Todos nuestros placeres y
autodisciplinas nos pertenecen por naturaleza; nunca nos negamos a nosotros mismos, nunca abandonamos nada -aunque algunas
cosas sí nos han abandonado y dejado, porque somos demasiado grandes para ellas-. Yo soy a un tiempo troglodita y mutante
galáctico, delincuente y príncipe libre. Una vez un jefe indio fue invitado a un banquete en la Casa Blanca. Mientras la comida se
servía, el Jefe cargó el plato hasta los topes, no una sino tres veces. Al fin el rostro pálido sentado a su lado va y dice, “Jefe, je-je,
¿no cree que se está pasando un poco?” “Ugh”, replica el Jefe, ”¡pasarse un poco lo justo para Jefe!”
Sin embargo, ciertas doctrinas de la “futurología” siguen siendo problemáticas. Por ejemplo, incluso aceptando el potencial
liberador de nuevas tecnologías tales como la TV, los ordenadores, la robótica, la exploración espacial, etc. aún vemos un margen
entre potencialidad y efectividad. La banalización de la TV, la yuppificación de la informática y la militarización del espacio
sugieren que estas tecnologías no proveen en sí mismas garantías “determinadas” de su uso liberatorio.
Incluso rechazando el holocausto nuclear como otra diversión espectacular más orquestada para distraer nuestra atención de los
verdaderos problemas, tenemos todavía que admitir que la “Mutua de la Destrucción Asegurada” y la “Pura Guerra” tienden a
enfriar nuestro entusiasmo por ciertos aspectos de la Aventura de la Alta Tecnología.
La Anarquía Ontológica retiene su afecto por el ludismo como táctica: si una tecnología dada, no importa cuan admirable en
potencia, es utilizada para oprimirme aquí y ahora, entonces tengo bien que esgrimir el arma del sabotaje o bien ocupar los medios
de producción (o quizás más importante, los medios de comunicación). No hay humanidad sin techne -pero no hay techne que valga
más que mi humanidad-.
Desdeñamos el anarquismo de patada refleja antitecno -para nosotros, al menos (existen algunos que disfrutan del campesinado, o
así parece)- al igual que rechazamos cualquier fijación con la tecnología. A nuestros ojos todas las formas del determinismo parecen
igualmente fútiles; no somos esclavos ni de los genes ni de las máquinas. Lo “natural” es lo que nosotros imaginamos y creamos.
“La Naturaleza no tiene Leyes, sólo costumbres”.
Para nosotros la vida no pertenece al Pasado -esa tierra de famosos fantasmas que atesoran los deslustrados productos de la tumbani
al Futuro, cuyos ciudadanos mutantes de cerebro de bombilla guardan tan celosamente los secretos de la inmortalidad, los vuelos
más veloces que la luz, los genes de diseño y la disolución del Estado.
Aut nunc aut nihil. Cada momento contiene una eternidad para ser penetrada -y aún nos perdemos en visiones a través de los ojos de
un muerto, o en la nostalgia de perfecciones por venir.
Las conquistas de mis ancestros y descendientes no son para mí más que un cuento entretenido o instructivo; nunca los consideraré
mis rivales, ni siquiera para excusar mi propia pequeñez. Yo me imprimo mi licencia para robarles lo que me haga falta
-paleolitismo psíquico o alta tecnología- o, ya puestos, los espléndidos detritus de la civilización misma, los secretos de los Maestros
Ocultos, los placeres de la nobleza frívola y la vie boheme.
La decadence, por mucho que diga Nietzche, juega un papel tan profundo en la Anarquía Ontológica como la salud misma
-tomamos lo que queremos de cada cual-. Los estetas decadentes no libran guerras estúpidas ni sumergen la conciencia en el odio y
el resentimiento microcefálicos. Buscan la aventura en la innovación artística y la sexualidad no ordinaria y no en la desgracia de los
otros. La AAO admira y emula su pereza, su desdén por la estupidez de la normalidad, su expropiación de las sensibilidades
aristocráticas. Para nosotros estas cualidades armonizan paradójicamente con aquellas de la edad de piedra y su salud desbordante,
su ignorancia de las jerarquías, su cultivo de la virtu más que de la Ley. ¡Exigimos decadencia sin enfermedad, y salud sin
aburrimiento!
Por tanto la AAO da su apoyo incualificado a todos los pueblos indígenas y tribales en su lucha por la completa autonomía; y al
mismo tiempo, a las más salvajes y extravagantes especulaciones y exigencias de los futurologistas. El paleolitismo del futuro (que
para nosotros, como mutantes, ya existe) se conseguirá a gran escala sólo a través de una masiva tecnología de la imaginación, y de
un paradigma científico que alcance, más allá de la mecánica cuántica, el reino de la teoría del caos y las alucinaciones de la ficción
especulativa.
Como cosmopolitas sin raíces cursamos solicitud a todas las bellezas del pasado, del oriente, de las sociedades tribales; todo esto
puede y debe ser nuestro, incluso los tesoros del Imperio: nuestros para compartir. Y al mismo tiempo exigimos una tecnología que
trascienda la agricultura, la industria, incluso la simultaneidad de la electricidad, un hardware que interseccione con el wetware de la
conciencia, que abrace el poder de los quarks, de las partículas que viajan marcha atrás en el tiempo, de los quásares y los universos
paralelos.
Los ideólogos en disputa del anarquismo y lo libertario recetan cada uno la utopía adecuada a la propia marca de su túnel de visión,
que va de la comuna campesina a la Ciudad Espacial L-5. Y nosotros decimos, que florezcan cien flores; sin jardineros que corten
las malas hierbas de acuerdo a algún esquema moralizante o eugenesista. El único conflicto verdadero es aquel entre la autoridad del
tirano y la autoridad del yo realizado; todo lo demás son ilusiones, proyecciones psicológicas, palabrería malgastada.
En un sentido los hijos de Gaia nunca han abandonado el paleolítico; en otro sentido, todas las perfecciones del futuro son ya
nuestras. Sólo la insurgencia “resolverá” esta paradoja; sólo el levantamiento contra la falsa conciencia en nosotros y en los otros ha
de barrer la tecnología de la opresión y la pobreza del Espectáculo. En esta batalla una máscara pintada o un sonajero de chaman
pueden resultar tan vitales como la captura de un satélite de comunicaciones o de una red telemática secreta.
Nuestro único criterio para juzgar un arma o una herramienta es su belleza. Los medios ya son los fines en cierto sentido; la
insurgencia ya es nuestra aventura; Devenir ES Ser. El pasado y el futuro existen por nosotros y en nosotros, alfa y omega. No hay
otros dioses que nos precedan o sucedan. Somos libres en el TIEMPO -y seremos libres en el ESPACIO también-.
(Gracias a Hagbard Celine sabio de Howth y alrededores)
COMUNICADO Nº;8
La teoría del caos y la familia nuclear
DOMINGO EN EL RIVERSIDE PARK los Padres ponen a los hijos en su sitio, clavándolos mágicamente a la hierba con funestas
miradas embrujadas de lechosa camaradería, forzándolos a lanzar bolas de béisbol una y otra vez durante horas. Los niños casi
parecen pequeños san sebastianes atravesados por las flechas del aburrimiento.
Los vanos rituales de la diversión familiar transforman cada húmedo prado veraniego en un parque temático, a cada hijo en una
alegoría involuntaria de la riqueza del Padre, en una pálida representación alejada 2 ó 3 veces de la realidad: el niño como metáfora
de cualquier cosa.
Y aquí llego yo con la caída de la noche, colocado en polvo de setas, medio convencido de que estos cientos de luciérnagas surgen
de mi propia conciencia -¿Dónde han estado todos estos años? ¿Por qué tantas de repente?- cada una de ellas elevándose en el
momento de su incandescencia, trazando rápidos arcos como las grafías abstractas de la energía en el esperma.
”;Familias! ;Usureras del amor! ;Cómo las odio!” Las pelotas de béisbol vuelan sin rumbo a la luz vespertina, pases que se pierden,
las voces se elevan en quejoso cansancio. Los niños sienten cómo la puesta de sol va encostrando las últimas horas de libertad
concedida, pero aún los Padres insisten en prolongar las tibias postrimerías de su sacrificio patriarcal hasta la hora de la cena, hasta
que las sombras se coman la hierba.
De entre estos hijos de la clase acomodada uno cruza miradas conmigo por un instante. Le transmito telepáticamente una imagen de
dulce licencia, el olor del TIEMPO desatado de todas las redes de la escuela, las clases de música, los campamentos de verano, las
tardes familiares alrededor de la tele, los Domingos en el Parque con Papá -tiempo auténtico, tiempo caótico-.
Ya la familia abandona el parque, un pequeño pelotón de desdicha. Pero ése se ha dado la vuelta y me sonríe con complicidad
-“mensaje recibido”- y sale bailando tras una luciérnaga, reflotado por mi deseo. El Padre ladra un mantra que disipa mi poder.
El momento pasa. El niño es tragado por el esquema de la semana -se desvanece como un pirata de piernas desnudas o un indio
prisionero de los misioneros-. El parque sabe quien soy, se revuelve bajo mis pies como un jaguar gigante a punto de despertar para
la meditación nocturna. La tristeza aún lo retiene, pero permanece salvaje en su más profunda esencia: un desorden exquisito en el
corazón de la noche urbana.
COMUNICADO Nº;9
Doble inmersión catilinaria
I. Cristianismo
ESPERAMOS IMPACIENTES que el afectado cadáver termine por exhalar el ronco suspiro final y se vaya flotando para
convertirse por última vez en calabaza. Una y otra vez imaginamos la derrota de ese obsceno espectro desollado del viaje de la
muerte clavado en las paredes de todas nuestras salas de espera, para que nunca más venga a lloriquearnos por nuestros pecados…
pero una y otra vez resucita y se acerca arrastrándose para hechizarnos como el villano de alguna película snuff de casquería porno
serie n -la milésima versión de La noche de los muertos vivientes- siguiendo el rastro de caracol de su gimoteante humillación…
justo cuando pensabas que estabas seguro en tu inconsciente… es TIBURON por JESUS. ¡Cuidado! ¡Catequistas hardcore de
motosierra!
y los izquierdistas, nostálgicos del Punto Omega de su paraíso dialéctico, dan la bienvenida a cada galvanizado revival del credo
putrescente con arrumacos de gozo: bailemos un tango con todos los obispos marxistas de Latinoamérica -cantemos una balada por
los píos estibadores polacos- entonemos unos espirituales por la ultima esperanza presidencial afrometodista del Cinturón de la
Biblia…
La AAO denuncia a la Teología de la Liberación como una conspiración de monjas estalinistas -el trato escarlata secreto de la puta
de Babilonia con el fascismo rojo en los trópicos-. ¿Solidarnosc? El Sindicato del Papa -apoyado por la AFL/CIO, la Banca
Vaticana, la logia masónica Propaganda Dos, y la mafia. Y si fuéramos a votar jamás malgastaríamos ese gesto vacío en ningún
perro cristiano, no importa de qué raza ni color.
En cuanto a los verdaderos cristianos, esos fanáticos reconvertidos y autolobotomizados, esos mormones mataniños, esos Guerreros
de las Galaxias de la Moralidad Esclava, camisas negras televangélicas, escuadrones zombies de la Santísima Virgen María
(suspendida en una nube rosa encima del Bronx vomitando odio, anatema, rosas nauseabundas sobre la sexualidad de los niños, las
adolescentes embarazadas y los maricones)…
En cuanto a los genuinos adoradores de la muerte, a los caníbales rituales, a los maníacos del apocalipsis -la derecha cristiana- sólo
podemos rezar para que EL RAPTO LLEGUE y los coja a todos por sorpresa al volante de sus coches, en sus mustios concursos de
la tele y castas camas, que se los lleven al cielo y nos dejen a nosotros continuar con la vida humana.
II. Abortistas y antiabortistas
LOS FACHAS QUE PONEN BOMBAS en las clínicas en las que se practican abortos pertenecen a la misma categoría grotesca de
cruel estupidez que los obispos que cacarean Paz pero condenan toda sexualidad humana. La naturaleza no tiene leyes (“sólo
costumbres”), y toda ley es antinatural. Todo pertenece a la esfera de la moralidad personal/imaginaria; incluso el asesinato.
De todas formas, de acuerdo a la teoría del caos, no se deduce que estemos obligados a aprobar y que nos guste el asesinato -o el
aborto-. Caos quisiera ver gestar y nacer a cada hijo natural bastardo; el esperma y el óvulo por sí solos son meras secreciones
amorosas, pero combinados como ADN se convierten en conciencia potencial, neguentropía, gozo.
Si “la carne es asesinato” como a los vegetarianos radicales les gusta afirmar, ¿dime tú qué es el aborto? Aquellos totemistas que
bailaron ante los animales que cazaban, que mediaron para convertirse en uno con su comida viva y compartieron su tragedia,
mostraron valores mucho más humanos que los de la retórica “pro-elección” de las feminoides liberales de turno.
En cada “tema” cocinado para el “debate” en el manual del Espectáculo, ambos bandos están con la mierda hasta las cejas por igual.
El “tema del aborto” no es una excepción.
COMUNICADO Nº;10
La sesión plenaria publica nuevas denuncias
Se esperan purgas
PARA APARTAR CUALQUIER KARMA pegajoso que hayamos podido adquirir a través de nuestro panegírico bate-púlpitos
contra cristianos y demás desgraciados del fin del mundo (ver ultimo n°) y simplemente dejar clara la cosa: la AAO también
denuncia a todos los ateos automáticos de última hora y su dudoso equipaje tardovictoriano de vulgar materialismo cientifista.
Aplaudimos, por supuesto, todo sentimiento anticristiano -y todo ataque contra toda religión organizada-. Pero… escuchando a
algunos anarquistas uno pensaría que los sesenta nunca ocurrieron y que nadie se metió nunca LSD.
En lo que atañe a los propios científicos, las locuras de Alicia de las teorías cuántica y del caos han conducido lo mejor de ellos
hacia el taoísmo y el vedanta (por no decir dada); y aún así, si lees The Match o Freedom te puedes imaginar que la ciencia fue
embalsamada con el príncipe Kropotkin -y la “religión” con el obispo Ussher-.
Sin duda uno desprecia a los camisas marrones acuarianos, al tipo de gurús recientemente laureados en el New York Times por su
contribución a los Grandes Negocios, a los vendedores de franquicias de cultos yuppie/zombies, la anorexia metafísica de la
banalidad new age… pero NUESTRO esoterismo permanece limpio de estos cambistas mediocres y de sus secuaces de
encefalograma plano.
Los herejes y místicos Antinomianos de oriente y occidente han desarrollado sistemas basados en la liberación interior. Algunos de
estos sistemas están teñidos de misticismo religioso e incluso de reacción social -otros parecen mas puramente radicales o
“psicológicos”- y algunos incluso cristalizan en movimientos revolucionarios Niveladores milenaristas, Asesinos, Taoístas de
Turbante Amarillo, etc.) Cualesquiera que sean sus defectos poseen ciertas armas mágicas de las que el anarquismo carece por
completo:
(1) Un sentido de lo metarracional (“metanoia”), formas de ir más allá del pensamiento laminado hacia un pensamiento y una
percepción dúctiles (o nomádicos o “caóticos”);
(2) una definición efectiva de conciencia liberada o autorrealizada, una descripción positiva de su estructura y de las técnicas para
aproximarla;
(3) una visión arquetípica coherente de la epistemología; es decir, una forma de saber (de la historia, por ejemplo) que utiliza la
fenomenología hermenéutica para revelar esquemas de significado (algo parecido a la “crítica paranoica” de los surrealistas);
(4) una enseñanza de la sexualidad (en los aspectos “tántricos” de diversos senderos) que asigne un valor al placer más que a la
autonegación, no sólo en beneficio propio sino como vehículo de la conciencia dilatada o la “liberación”;
(5) una actitud celebratoria, lo que podría llamarse un “concepto de jubileo”, la cancelación de la deuda psíquica a través de alguna
generosidad inherente a la propia realidad;
(6) un lenguaje (incluyendo gestos, rituales, intencionalidad) con el que animar y comunicar estos cinco aspectos de la cognición; y
(7) un silencio.
No nos sorprende descubrir cuántos anarquistas son antiguos católicos, curas o monjas que han colgado los hábitos, antiguos
monaguillos, baptistas reconvertidos por error o incluso ex fanáticos chiítas. El anarquismo ofrece una misa negra (y roja) para
desritualizar todos los cerebros encantados por fantasmas -un exorcismo secular- pero después se traiciona a sí mismo levantando su
propia Alta Iglesia, toda llena de las telarañas del Humanismo Etico, del Librepensamiento, del Ateísmo Muscular y de la tosca
Lógica Fundamentalista Cartesiana. /
Hace dos décadas, comenzamos el proyecto de convertirnos en cosmopolitanos sin raíces, con la determinación de tamizar el
detritus de todas las tribus, culturas y civilizaciones (incluyendo la nuestra) en la búsqueda de fragmentos provechosos, y sintetizar
de este revoltijo de trastos un sistema de vida propio -para no convertirnos (como advertía Blake) en el esclavo de algún otro-.
Si un brujo javanés o un chaman nativo americano poseyera algún precioso fragmento que yo hubiera de necesitar para mi propio
“bolsín de medicinas”, ¿habría de mofarme y citar a Bakunin cuando habla de colgar a los curas con las tripas de los banqueros? ¿o
debería recordar que la anarquía no conoce dogma, que no se puede hacer un mapa del Caos, y apoderarme de cualquier cosa que no
haya sido ya tomada? ///// Las definiciones más antiguas de anarquía se encuentran en el Chuang Tzu y otros textos taoístas; el
“anarquismo místico” presume de un pedigrí más añejo que la variedad grecoracionalista. Creo que cuando Nietzche hablaba de los
“hiperbóreos” nos predijo a nosotros, que hemos ido más allá de la muerte de Dios -y del renacer de la Diosa- hasta una región
donde espíritu y materia son uno. Cada manifestación de esa hierogamia, cada cosa material y cada vida, se convierte no sólo en
“sagrada” por sí misma sino también en simbólica de su propia “esencia divina”.
El ateísmo no es sino el opio del pueblo (mejor dicho, de sus autoproclamados paladines) y no una droga sexy y colorida. Si hemos
de seguir el consejo de Baudelaire y “estar siempre ebrios”, la AAO preferiría algo así como los hongos, gracias. Caos es el más
viejo de los dioses; y Caos nunca murió
COMUNICADO Nº;11
Arenga de las fiestas
Número especial sobre la alimentación: ¡Abajo lo LIGHT!
LA ASOCIACION DE LA ANARQUIA ONTOLOGICA convoca un boicot contra todos los productos mercantilizados bajo el
santo y seña de lo LIGHT; cerveza, carne, dulces bajos en calorías, cosméticos, música, “estilos de vida” preempaquetados, lo que
sea.
El concepto de lo LIGHT desarrolla un complejo de simbolismos por el que el Espectáculo espera reutilizar toda repulsión contra su
mercantilización del deseo. El producto “natural”, “orgánico”, “saludable” está diseñado para un sector del mercado de
consumidores ligeramente insatisfechos, con casos leves de shock del futuro y con una sutil añoranza de tibia autenticidad. Han
preparado un nicho para ti, suavemente iluminado con las ilusiones de la simplicidad, la esbeltez, la limpieza, con una pincelada de
ascetismo y de autonegación. Por supuesto, esto cuesta un poco más caro… después de todo, la ligereza no fue diseñada para pobres
hambrientos primitivos que todavía piensan en la comida como alimento en vez de como decoración. Tiene que ser más cara -de otra
forma tú no la comprarías-.
La Clase Media Americana (no me vengas con sutilezas; tú ya sabes a lo que me refiero) cae naturalmente en facciones opuestas
pero complementarias: los Ejércitos de la Anorexia y de la Bulimia. Los casos clínicos de estas enfermedades tan sólo representan la
espuma psicosomática en una ola de patología cultural, profunda, difusa y en gran medida inconsciente. Los bulímicos son aquellos
yupposos de las clases acomodadas que se atiborran de margaritas y vídeo domestico, y después se purgan con comidas LIGHT,
carreras, o vapuleos (an)aeróbicos. Los anoréxicos son los rebeldes del “estilo de vida”, maníacos a ultranza de la comida,
comedores de algas, tristes, pálidos y macilentos -pero satisfechos en su celo puritano y en sus cilicios de diseño-. La grotesca
comida basura sólo representa la otra cara de la espectral “dieta sana”: nada sabe a nada sino a serrín y aditivos; todo es o aburrido o
carcinogénico -o los dos- y todo es increíblemente estúpido.
La comida, cruda o cocida, no puede escapar al simbolismo. Es y a la vez representa aquello que es. Toda comida es comida del
alma; tratarla de cualquier otra forma es cortejar la indigestión, ya crónica o metafísica.
Pero en la cripta al vacío de nuestra civilización, donde casi toda experiencia se encuentra mediatizada, donde la realidad es forzada
a través de la malla mortífera de la percepción consensuada, perdemos contacto con la comida como alimento; empezamos a
construirnos personajes basados en lo que consumimos, tratando a los productos como proyecciones de nuestra añoranza de lo
auténtico.
La AAO a veces imagina el CAOS como una cornucopia de la creación continua, una especie de geyser de la generosidad cósmica;
por tanto nos abstenemos de reivindicar dieta específica alguna, por miedo a ofender a la Sagrada Multiplicidad y a la Santísima
Subjetividad. Aquí no hemos venido a venderte otra receta new age más para una salud perfecta (sólo los muertos son perfectamente
saludables); a nosotros nos interesa la vida, y no los “estilos de vida”.
Adoramos la verdadera ligereza, y la rica pesadez nos deleita en su momento. El exceso nos sienta perfectamente, la moderación nos
complace, y hemos aprendido que el hambre puede ser la más fina de las especias. Todo es ligero y las más exuberantes de las flores
crecen alrededor de la letrina. Soñamos con mesas de falansterio y cafés bolo’bolo donde cada festivo grupo de comensales
comparte el genio individual de un Brillat-Savarin (ese santo del paladar).
El sheik Abu Sa’id nunca ahorró dinero, ni siquiera lo retuvo por una noche; por eso, en cuanto algún bienhechor donaba una bolsa
repleta a su hospicio, los derviches lo celebraban con un festín por todo lo alto; y el resto de los días, pasaban hambre. El punto
estaba en disfrutar de ambos estados, pleno y vacío…
Lo LIGHT parodia el vacío y la iluminación espirituales, de la misma manera en que Mc Donald’s traviste la imaginería de la
plenitud y la celebración. El espíritu humano (por no mencionar el hambre) pueden trascender y superar todo este fetichismo -la
alegría puede entrar en erupción incluso en el Burger King, e incluso la cerveza LIGHT puede ocultar una dosis de Dionisos-. ¿Pero
por qué habríamos de luchar contra esta marea de basura de sablazo hortera barato, cuando podríamos estar bebiendo el vino del
paraíso ahora mismo bajo nuestras propias viñas e higueras?
La comida pertenece al reino de la vida cotidiana, a la arena primaria de toda emancipación insurgente, de toda autosuperación
espiritual, de toda reocupación del placer, de toda revuelta contra la Maquinaria Planetaria del Trabajo y sus deseos de imitación.
Nada más lejos de nosotros que el dogmatizar; el cazador nativo americano puede sustentar su felicidad con ardilla frita, el
anarco-taoísta con un puñado de albaricoques secos. El tibetano Milarepa, después de diez años de sopa de nido, se comió un dulce
de manteca y alcanzó la iluminación. El necio no ve eros alguno en un buen champan; el brujo puede caer intoxicado con un vaso de
agua.
Nuestra cultura, ahogándose en sus propios contaminantes, clama (cual Gohete moribundo) por “¡más luz! ” como si estos afluentes
polinsaturados pudieran aliviar de alguna forma nuestra miseria, como si su sosa ligereza y su insípida falta de carácter pudieran
protegernos de las sombras acechantes.
¡No! Esta última ilusión nos sorprende finalmente en toda su crueldad. Nos vemos forzados contra nuestras propia inclinaciones
perezosas para tomar postura y protestar. ¡Boicot!¡Boicot!¡QUE APAGUEN LA LUZ!
Apéndice: menú para un banquete negro anarquista (vegetariano y no vegetariano)
Caviar y blinis; huevos de cien años; calamares en su tinta con arroz; calabacines preparados con la piel y sazonados con ajo negro;
arroz silvestre con nueces negras y setas negras; trufas en mantequilla negra; venado marinado en oporto, pasado por la barbacoa,
servido en rodajas de pan negro y aderezado con castañas asadas. Black Russians; Guiness y champan; té chino negro. Mousse de
chocolate oscuro, café turco, uvas negras, ciruelas, moras, etc.
COMUNICADO ESPECIAL DE HALLOWEEN
La magia negra como acción revolucionaria
PREPARA UNA TINTA DE AZAFRAN puro y genuino mezclado con agua de rosas, añadiendo si es posible un poco de sangre de
un gallo negro. En una habitación tranquila prepara un altar, con una vasija para la tinta, una pluma con punta de hierro, 7 velas
negras, un incensario y un poco de benjuí. El embrujo puede escribirse en papel virgen o pergamino. Dibuja el diagrama a las 4 de la
tarde de un miércoles, de cara al norte. Copia el diagrama de siete puntas (ver ilustración) sin levantar la pluma del papel, en un solo
movimiento continuo, aguantando la respiración y presionando la lengua contra el paladar. Este es el Barisan Laksamana, o Rey del
Djinn. Después dibuja el Sello de Salomón (una estrella que representa un djinn de 5 cabezas) y el resto del diagrama. Sobre el Sello
de Salomón escribe el nombre del individuo o la institución que vas a maldecir. Ahora sostén el papel en el humo, e invoca al djinn
blanco y negro en tu interior:
Bismillah ar-Rahman ar-Rahim
as-salaam alikum
Oh Djinn Blanco, Esplendor de Mahoma
rey de todos los espíritus en mi interior
Oh Djinn Negro, sombra de mí mismo
FUERA, destruíd a mi enemigo
y si no lo hacéis
sed pues considerados traidores de Alá
en virtud del ensalmo
La illaha ill’Allah
Mohammad ar-Rasul Allah
Si la maldición se dirige a un opresor individual, puede prepararse un muñeco de cera e insertarse el mensaje en él.
Después se le clavan siete agujas hacia abajo en la coronilla, a través de las axilas izquierda y derecha, de las caderas izquierda y
derecha, y a través de los labios o las ventanas de la nariz. Envuelve el muñeco en una mortaja blanca y entiérralo en el suelo en un
lugar sobre el que el enemigo vaya con toda seguridad a caminar, invocando al mismo tiempo la ayuda de los espíritus locales de la
tierra:
Bismillah ar-Rahman ar-Rahim
Oh Djinn de la Tierra, espíritu del terreno
Oh Djinn Negro que vives bajo tierra
escucha, vampiro del suelo
te ordeno marcar y destruir
el cuerpo y el alma de ______________________
Ten en cuenta mis ordenes
ya que soy el brujo verdadero y original
en virtud del ensalmo
la illaha ill’Allah
Mohammad ar-Rasul Allah
Si por el contrario la maldición se dirige a una institución o empresa, reúne los siguientes elementos: un huevo duro, un clavo de
hierro y 3 alfileres de hierro (clava el clavo y los alfileres en el huevo); escorpiones secos, lagartijas y/o escarabajos; una bolsita de
gamuza que contenga tierra de tumba, limaduras de hierro magnetizadas, asafétida y azufre, y átala con un lazo rojo. Cose el
embrujo a una seda amarilla y séllalo con cera.
La botella puede ahora ser cuidadosamente empaquetada y enviada por correo a la institución destinataria -por ejemplo a un
programa televangélico cristiano, o a Telefónica, al Hilo Musical, a un colegio o facultad- incluyendo una copia de la siguiente
declaración (se pueden mandar copias extra a empleados individuales, y/o pegarlos subrepticiamente por el local): Maldición
Malaya del Djinn Negro
Estos locales han sido maldecidos con brujería negra. La maldición ha sido activada de acuerdo a los rituales correctos. Esta
institución esta maldita por haber oprimido la Imaginación y haber mancillado el Intelecto, por haber degradado las artes hasta la
estupefacción, por su esclavitud espiritual, por su propaganda del Estado y del Capital, por su reacción puritana, por el
enriquecimiento injusto, por sus mentiras y su destrozo estético.
Los empleados de esta institución están ya en peligro. No se ha maldecido a ningún individuo, pero el lugar mismo ha sido infectado
de pésima fortuna y malignidad. Aquellos que no despierten y se marchen, o empiecen a sabotear el lugar de trabajo, comenzarán a
caer gradualmente bajo los efectos de esta brujería. Extraer o destruir el implemento de brujería no hará ningún bien. Ha sido visto
en este lugar, y este lugar está maldito. Reclama tu humanidad y rebélate en nombre de la Imaginación -o si no se juzgado (en el
espejo de este embrujo) como un enemigo de la raza humana.
Sugerimos “reivindicar” esta acción en nombre de alguna otra institución cultural ofensiva, como la Sociedad General de Autores o
la Cruzada Antiporno de Mujeres (dar dirección completa). También sugerimos, con el objetivo de equilibrar en ti mismo el efecto
de invocar al propio djinn negro, que mandes una bendición mágica a alguna persona o grupo que ames y/o admires. Hazlo
anónimamente, y haz que el regalo sea hermoso. No hace falta seguir un ritual preciso, pero la imaginería debiera dejarse brotar del
pozo de la conciencia en un estado meditativo intuitivo/espontáneo. Utiliza incienso dulce, velas rojas y blancas, caramelos, vino
,flores, etc. Si es posible incluye oro, plata o joyas auténticas en el regalo.
Este folleto de instrucciones de la Maldición Malaya del Djinn Negro ha sido preparado de acuerdo a un ritual auténtico y completo
por el Comité de Terrorismo Cultural de la Cámara interior del Adepto de la AIMOA (“Tercer Paraíso”). Somos Esoteristas
Nizari-Ismailitas; es decir, herejes y fanáticos chiítas que trazamos nuestra línea espiritual hasta Hassan-i Sabbah a través de Aladino
Mohammad III “el Loco”, séptimo y último Pir de Alamut (y no a través de la línea de los Aga Khan). Desposamos el monismo
radical y el antinomianismo puro, y nos oponemos a toda forma de ley y autoridad, en el nombre de CAOS.
En la actualidad, por razones tácticas, no abogamos por la violencia o la brujería contra individuos. Llamamos a la acción contra
instituciones e ideas -sabotaje del arte y propaganda clandestina (incluyendo magia ceremonial y “pornografía tántrica”)- y
especialmente contra los venenosos media del Imperio de las Mentiras. La Maldición del Djinn Negro representa sólo un primer
paso en la campaña de terrorismo poético que -esperamos- nos ha de conducir a otras formas menos sutiles de insurrección.
COMUNICADO ESPECIAL
La AAO anuncia purgas en el movimiento del Caos
LA TEORIA DEL CAOS DEBE POR supuesto fluir impuramente. “Tumbada está la pereza y ni a palos se endereza”. Cualquier
intento de precipitar un cristal de ideología ha de producir malogradas rigideces, fosilizaciones, armaduras y sequedades que
quisiéramos evitar, al igual que toda “pureza”. Sí, el Caos se revela en cierta abandonada ausencia de forma, no muy diferente del
desorden erótico de aquellos a los que amamos por su forma de destruir el hábito y desvelar la mutabilidad. Sin embargo esta
desenvoltura no implica que la teoría del Caos haya de aceptar a cualquier sanguijuela que intente pegarse a nuestras sagradas
membranas. Ciertas definiciones o deformaciones del Caos merecen denuncia, y nuestra entrega al desorden divino no ha de
disuadirnos de poner de vuelta y media a los traidores y a los artistas copiones y a los vampiros psíquicos que ahora zumban
alrededor del Caos bajo la impresión de que está de moda. Proponemos no una Inquisición en nombre de nuestras deficiones, sino
mejor un duelo, una pelea, un acto de violencia o repugnancia emocional, un exorcismo. En primer lugar nos gustaría definir e
incluso nombrar a nuestros enemigos.
(1) Todos aquellos cabezas muertas y artistas de la mutilación que exclusivamente asocian el Caos con miseria, con negatividad y
con un penoso pseudolibertinaje; aquellos que piensan que “más allá del bien y del mal” significa hacer el mal; los intelectuales
sadomasoquistas, los agoreros del apocalipsis; los nuevos dualistas gnósticos, los misántropos y los feos nihilistas.
(2) Todos aquellos científicos que venden Caos bien como forma de destrucción (p.ej. armas de rayos de partículas) o como
mecanismo para imponer el orden, como en los usos de la matemática del Caos en la sociología estadística y en la estrategia
antidisturbios. Se hará un esfuerzo por descubrir nombres y direcciones dentro de esta categoría.
(3) Todos aquellos que se apropian del Caos por la causa de algún timo new age. Ni que decir tiene que no ponemos objeción alguna
a que nos des todo tu dinero, pero te lo diremos desde el principio: lo usaremos para comprar droga o para volar a Marruecos. No se
puede vender agua junto al río; Caos es esa materia de la que hablaban los alquimistas, que los tontos valoran más que el oro a pesar
de que se encuentra en cualquier estercolero. El principal enemigo en esta categoría es Werner Erhardt, fundador de est, que está
ahora embotellando “Caos” e intentando vender las franquicias a los yuppoides. Segundo, mencionaremos a algunos de nuestros
amigos con objeto de dar una idea de las ramas dispares en la teoría del Caos que nos gustan: Chaotica, la zona autónoma imaginaria
descubierta por Feral Faun (alias Feral Ranter); la Academy of Chaotic Arts de Tundra Wind; KAOS, la revista de Joel Birnoco;
Chaos Inc., un boletín conectado al trabajo de Ralph Abraham, un científico puntero del Caos; la Iglesia de Eris; el Zen Discordiano;
la Iglesia Mora Ortodoxa; ciertos aspectos de la Church of the SubGenius; la Santa Jihad de Nuestra Señora del Caos Perpetuo; los
escritores asociados al “anarquismo tipo 3´char(180) y publicaciones como Popular Reality; etc. Los frentes de batalla están
dibujados. Caos no es entropía, Caos no es muerte, Caos no es una mercancía. Caos es creación continua. Caos nunca murió.
ANARQUIA POST-ANARQUISMO
LA ASOCIACION DE LA ANARQUIA ONTOLOGICA se reúne en cónclave, turbantes negros y túnicas brillantes, tumbados en
alfombras de Shiraz sorbiendo café amargo, fumando de largos chibouks y sibsi. PREGUNTA: ¿Cuál es nuestra posición respecto a
todos los recientes abandonos y deserciones del anarquismo (especialmente en tierras de California): condenar o condonar?
¿Purgarlos o ensalzarlos como vanguardia? ¿Elite gnóstica… o traidores?
De hecho, tenemos mucha simpatía por estos desertores y por sus diversas críticas del anarquISMO. Como Simbad y el Viejo
Horrible, el anarquismo se tambalea con el cadáver de un Mártir mágicamente enganchado sobre los hombros; hechizado por el
legado del fracaso y el masoquismo revolucionarios -agua estancada de la historia perdida-.
Entre el Pasado trágico y el Futuro imposible, al anarquismo parece faltarle un Presente; como temeroso de preguntarse a sí mismo,
aquí y ahora, ¿CUALES SON MIS VERDADEROS DESEOS? ¿y qué puedo hacer antes de que sea demasiado tarde?… Sí,
imagínate a ti mismo cara a cara con un brujo que te mira hostil y pregunta “¿Cuál es tu verdadero deseo?” ¿vacilas, balbuceas, te
refugias en tópicos ideológicos? ¿Posees tanto Imaginación como Voluntad, eres capaz de soñar y atreverte, o eres el primo de una
fantasía impotente?
Mira en el espejo e inténtalo… (ya que una de tus máscaras es la cara de un brujo)… El “movimiento” anarquista apenas acoge hoy
en día a ningún negro, gitano, nativo americano o niño… a pesar de que incluso en teoría son grupos tan genuinamente oprimidos
los que han de beneficiarse al máximo de cualquier revuelta antiautoritaria. ¿No será que el anarquISMO no ofrece programas
concretos con los que los verdaderamente desposeídos puedan realizar (o al menos luchar de una manera realista para realizar) sus
verdaderos deseos y necesidades?
Si es así, entonces este fracaso no sólo explicaría la falta de atractivo que el anarquismo tiene para los pobres y los marginados, sino
también el desafecto y las deserciones de entre sus propias filas. Las manifestaciones, piquetes y reimpresiones de los clásicos del
siglo XIX no contribuyen a una conspiración vital y atrevida de autoliberación. Si el movimiento ha de crecer en vez de encogerse,
habrá que tirar por la borda un montón de madera muerta y abrazar unas cuantas ideas arriesgadas.
El potencial existe. En cualquier momento, un gran número de individuos se va a dar cuenta que les están forzando a tragar una
carretada de aburrida mierda histérica y reaccionaria con saborizante artificial. Vastos coros de gruñidos, gemidos, vómitos y
nauseas… las turbas iracundas deambulan por los supermercados, destrozando y saqueando… etc., etc. La Bandera Negra podría
servir de foco a la indignación y canalizarla hacia una sublevación de la Imaginación. Podríamos recoger la lucha donde la dejaron el
situacionismo en el 68 y Autonomía en los setenta, y llevarla a su siguiente fase. La revuelta podría darse en nuestros tiempos; y en
el proceso, muchos de nuestros Verdaderos Deseos podrían verse realizados, bien sólo sea por una temporada, una breve utopía
pirata, una zona libre plegada en el viejo continuum del espacio-tiempo.
Si la AAO retiene su afiliación con el “movimiento”, no sólo lo hace a cuenta de una predilección romántica por las causas perdidas
-o no enteramente al menos-. De todos los “sistemas políticos”, el anarquismo (a pesar de todos sus defectos, y precisamente porque
no es ni político ni sistema) se aproxima más a nuestra concepción de la realidad, de la ontología, de la naturaleza del ser. Y en
cuanto a los desertores… estamos de acuerdo con sus críticas, pero señalando que no parecen ofrecer nuevas alternativas potentes.
Así es que de momento preferimos concentrarnos en transformar el anarquismo desde dentro. Aquí está nuestro programa,
camaradas:
1. Trabaja en la conciencia de que el racismo psíquico ha reemplazado a la discriminación abierta como uno de los aspectos más
repugnantes de nuestra sociedad. Participación imaginativa en otras culturas, especialmente en aquellas en las que vivimos.
2. Abandona toda pureza ideológica. Abraza el anarquismo “tipo 3´char(180) (por usar el término al uso de Bob Black): ni
colectivista ni individualista. Limpia el templo de vanos ídolos, desembarázate del Viejo Horrible, de las reliquias y de los
martirologios.
3. El movimiento antitrabajo o “Trabajo Cero” es extremadamente importante, incluyendo un ataque radical y quizás violento contra
la Educación y la servidumbre de los niños.
4. Desarrolla una trama nacional de samizdat, sustituye las tácticas caducas de publicaciones/propaganda. La pornografía y el
entretenimiento popular como vehículos de una reeducación radical.
5. En música la hegemonía del compás 2/4 y del 4/4 ha de ser derrocada. Necesitamos una nueva música, totalmente disparatada
pero afirmadora de la vida, potente pero rítmicamente sutil, y la necesitamos YA.
6. El anarquismo tiene que destetarse del materialismo evangélico y del banal cientifismo bidimensional del siglo XIX. Los “estados
más elevados de conciencia” no son meros FANTASMAS inventados por sacerdotes malvados. El oriente, lo oculto, las culturas
tribales poseen técnicas que pueden ser asimiladas de manera verdaderamente anarquista. Sin “estados más elevados de conciencia”,
el anarquismo se consume y seca en una forma de mezquindad, en un quejoso lamento. Necesitamos un tipo práctico de
“anarquismo místico”, exento de toda la mierda y el relumbrón new age, e inexorablemente herético y anticlerical; ávido de todas las
nuevas tecnologías de conciencia y metanoia; una democratización del chamanismo, ebria y serena.
7. La sexualidad está bajo asalto, obviamente desde la derecha, más sutilmente desde la pseudovanguardia de la “postsexualidad”, e
incluso aún mas sutilmente desde la Recuperación Espectacular en los media y la publicidad. Momento para un avance más amplio
en la conciencia SexPol, una reafirmación explosiva del eros polimorfo (incluso y especialmente frente a la plaga y la penumbra)
una glorificación literal de los sentidos, una doctrina del gozo. Abandona toda vergüenza y todo odio por el mundo.
8. Ensaya nuevas tácticas para reemplazar el caduco equipaje de la izquierda. Enfatiza los beneficios prácticos, materiales y
personales de la creación de tramas radicales. Los tiempos no se muestran propicios para la violencia o la combatividad, pero con
toda seguridad un poco de sabotaje y de disrupción imaginativa nunca están fuera de lugar. Trama y conspira, no despotriques y te
lamentes. El mundo del arte en particular se merece una buena dosis de “terrorismo poético”.
9. La desespacialización de la sociedad postindustrial facilita ciertas ventajas (p. ej. la creación de tramas digitales) pero puede
también manifestarse como una forma de opresión (falta de hogar, desarrollismo, despersonalización de la arquitectura, devastación
de la naturaleza, etc.) Las comunas de los sesenta intentaron dar un rodeo a estas fuerzas pero fracasaron. La cuestión de la tierra se
niega a desaparecer. ¿Cómo podemos separar el concepto de espacio de los mecanismos de control? Los gángsters territoriales, las
Naciones Estado, han metido mano al mapa entero. ¿Quién habrá de inventarnos una cartografía de la autonomía, quien puede
dibujar un mapa que incluya nuestros deseos?
El anarquISMO implica en última instancia anarquía -y la anarquía es Caos-. Caos es el principio de la creación continua… y Caos
nunca murió.
Sesión plenaria de la AAO Marzo del 87, NYC
CORONA NEGRA Y ROSA NEGRA
Anarcomonarquía y anarcomisticismo
AL DORMIR TAN SOLO SOÑAMOS con dos formas de gobierno -anarquía y monarquía-. La raíz primordial de la conciencia
nunca juega limpio ni entiende de política. ¿Un sueño democrático? ¿Un sueño socialista? Imposible.
Ya traigan mis REM cuasi proféticas visiones pastorales o mera complacencia vienesa, sólo reyes y salvajes pueblan mis sueños.
Mónadas y nómadas.
El pálido día (cuando nada brilla con luz propia) llega furtivo e insinuándose sugiere que nos comprometamos con una realidad triste
y opaca. Pero en el sueño jamás nos gobiernan sino el amor o la brujería, que son las habilidades de caóticos y sultanes.
Entre un pueblo que no sabe crear o jugar, sino que sólo sabe trabajar, los artistas tampoco conocen otra elección que la anarquía o la
monarquía. Al igual que el soñador han de poseer y de hecho poseen sus propias percepciones, y por ello han de sacrificar lo
meramente social a una “musa tiránica”. El arte muere cuando se lo trata “con justicia”. El arte ha de gozar del salvajismo de un
troglodita o si no le ha de llenar la boca de oro algún príncipe. Los burócratas y el personal de venta lo envenenan, los profesores lo
mastican y los filósofos lo escupen. El arte es una especie de barbaridad bizantina sólo apta para nobles y paganos.
Si hubieras conocido la dulzura de la vida como poeta en el reino de algún corrupto, decadente, inepto y ridículo pachá o emir, de un
sha de Qajar, de un Rey Farouk, de una Reina de Persia, sabrías que esto es todo lo que cualquier anarquista ha de desear. ¡Cómo
amaban los poemas y pinturas, esos opulentos tontainas muertos, como absorbían todas las rosas y brisas frescas, todos los tulipanes
y laúdes!
Detestar su crueldad y capricho, sí -pero al menos eran humanos-. Los burócratas, sin embargo, los que embadurnan las paredes de
la mente con mugre sin olor -tan amables, tan gemutlich- los que contaminan el aire interior con anodinia, esos no son ni
merecedores de odio siquiera. Apenas existen fuera de las ideas sin sangre a las que sirven.
Y además: el soñador, el artista, el anarquista ¿es que no comparte algún tinte de capricho cruel con el más infame de los mogoles?
¿Puede la verdadera vida ocurrir sin alguna locura, algún exceso, sin algún asalto de “lucha” heracliteana? Nosotros no gobernamos
-pero no podemos ni seremos gobernados-. En Rusia los anarquistas Narodnik habrían de falsificar en ocasiones un ukase o
manifiesto en nombre del Zar; en él el autócrata se lamentaría de que señores codiciosos y oficiales desleales lo habían recluido en
palacio y desligado de su amado pueblo. El Zar proclamaría el fin de la servidumbre y alentaría a los campesinos y trabajadores a
levantarse en su nombre contra el gobierno. En muchas ocasiones esta intriga consiguió efectivamente encender revueltas. ¿Por qué?
Porque el gobernante absoluto actúa metafóricamente como un espejo de la pura y única absolutidad completa del yo. Cada
campesino ponía sus ojos en esta vidriosa leyenda y restañaba su propia libertad -una ilusión, pero una ilusión que tomaba su magia
prestada de la lógica del sueño-.
Un mito similar debe haber inspirado en el siglo XVII a los Ranters, Antinomianos y Hombres de la Quinta Monarquía, quienes se
reagruparon bajo el estandarte jacobita de las cábalas eruditas y las conspiraciones aristocráticas. Los místicos radicales fueron
traicionados primero por Cromwell y después por la Restauración ¿por qué no unirse por fin a frívolos caballeros y fatuos condes, a
Rosacruces y Masones del Rito Escocés, para colocar un mesías oculto en el trono de Albión? Entre un pueblo que no puede
concebir sociedad humana sin un monarca, los deseos de los radicales pueden expresarse en términos monárquicos. Entre un pueblo
que no puede concebir la existencia humana sin una religión, los deseos radicales pueden hablar el lenguaje de la herejía.
El taoísmo rechazó la burocracia confuciana en su totalidad pero retuvo la imagen del Emperador Sabio, quien habría de sentarse
silencioso en su trono encarando la dirección propicia, para no hacer absolutamente nada.
En el Islam, los Ismailitas tomaron la idea del Imán de la Casa del Profeta y la transformaron en la del “Imán del propio ser”, el yo
perfeccionado que se encuentra más allá de toda Ley y regla, que está sintonizado con el Uno. Y esta doctrina los llevó a la
sublevación contra el Islam, al terror y al asesinato en el nombre de la pura emancipación esotérica y de la liberación total.
El anarquismo clásico del siglo XIX se definió en su lucha contra la corona y la iglesia, y por tanto a un primer nivel de conciencia
se define como igualitario y ateo. La retórica obscurece, en cualquier caso, lo que ocurre realmente: el “rey” se convierte en
“anarquista”, el “sacerdote” en un “hereje”. En este extraño dúo de mutabilidad el político, el demócrata, el socialista, el ideólogo
racional no tienen cabida; están sordos a la música y les falta todo sentido del ritmo. El terrorista y el monarca son arquetipos; los
demás son meros funcionarios.
En otra época el anarco y el rey se agarraron la garganta el uno al otro y bailaron un totentanz -una espléndida batalla-. Ahora, sin
embargo, los dos han sido relegados al cubo de basura de la historia; don nadies, curiosidades de un pasado más ocioso y cultivado.
Giran tan rápido que parecen fundirse juntos… ¿pueden de alguna forma convertirse en una sola cosa, en un mellizo siamés, en un
Jano, en una unidad aberrante? “El sueño de la razón…” ¡Ah! ¡los mas deseables y deseosos de los monstruos! La Anarquía
Ontológica proclama abierta, llana y casi descerebradamente: sí, los dos son ahora uno. Como una sola entidad el anarcorey renace
ahora; cada uno de nosotros el legislador de nuestra propia carne, de nuestras propias creaciones; y también de todo aquello que
podamos capturar y conservar. Nuestras acciones están justificadas por decreto y nuestras relaciones se conforman bajo tratados con
otros autarcas. Establecemos la ley en nuestros propios dominios; y las cadenas de la Ley se han roto. Por el momento quizás nos
mantengamos como meros pretendientes; pero aun así podemos apoderarnos de algunos instantes, de algunos metros cuadrados de
realidad sobre los que imponer nuestra voluntad absoluta, nuestro royaume. L’etat, c’est moi.
Si estamos vinculados a alguna ética o moral ha de ser la que nosotros mismos hayamos imaginado, fabulosamente más exaltada y
más liberadora que el “ácido morálico” de puritanos y humanistas. “Sentíos como un dios”, “vos lo sois.”
Las palabras monarquía y misticismo se usan aquí en parte pour épater simplemente a aquellos anarquistas iguali-ateos que
reaccionan con pío horror frente cualquier mención de pompa o creencia supersticiosa. ¡Que no haya revolución con champan para
ellos!
Nuestra rama de antiautoritarismo, sin embargo, prospera en paradojas barrocas; favorece estados estéticos de conciencia y de
emoción sobre todos los dogmas e ideologías petrificadas; abraza a las multitudes y goza de las contradicciones. La Anarquía
Ontológica es un duendecillo para las GRANDES mentes.
La traducción del título (y término clave) de El yo y su propiedad (The Ego chr(38) its Own) de Max Stirner, ha llevado a una sutil
malinterpretación del “individualismo”. La palabra del inglés-latín ego viene provista de un bagaje de connotaciones freudianas y
protestantes. Una lectura atenta de Stirner sugiere que El único y lo que le es propio (The Unique chr(38) His Own-ness) reflejaría
mejor sus intenciones, dado que nunca define el yo por oposición a la libido o al id, o por oposición al “alma” o al “espíritu”. El
Unico (der Einzige) puede más adecuadamente construirse simplemente como el yo individual.
Stirner no se entrega a la metafísica, bien que inviste al Unico de una cierta absolutidad. ¿En qué se diferencia pues este Einzige del
Yo del Advaita Vedanta? Tat tvam asi: Vos (yo individual) lo sois (yo absoluto).
Muchos creen que el misticismo “disuelve el yo”. Pamplinas. Sólo la muerte lo hace (o así es al menos en nuestras suposiciones
saduceas). El misticismo tampoco destruye el yo “carnal” o “animal” -lo que también significaría el suicidio-. Lo que el misticismo
intenta realmente es superar la falsa conciencia, la ilusión, la Realidad del Consenso, y todos los fracasos del yo que acompañan a
estos males. El verdadero misticismo crea un “yo en paz”, un yo poderoso. El empeño más elevado de la metafísica (alcanzado por
ejemplo por Ibn Arabi, Boehme, Ramana Maharshi) es en cierto sentido autodestruirse, identificar lo físico y lo metafísico, lo
trascendente y lo inmanente, como UNO. Ciertos monistas radicales han llevado esta doctrina mucho más allá del mero panteísmo o
del misticismo religioso. Una aprehensión de la inmanente unidad del ser inspira ciertas herejías antinomianas (los Ranters, los
Asesinos) a quienes consideramos nuestros antepasados. El propio Stirner parece sordo a las posibles resonancias espirituales del
individualismo; y en esto pertenece al siglo XIX: nacido mucho después de la delicuescencia de la cristiandad, pero mucho antes de
los descubrimientos del oriente y de la tradición iluminista oculta en la alquimia occidental, en la herejía revolucionaria y en el
activismo oculto. Stirner desestimó cabalmente lo que conoció como “misticismo”, un mero sentimentalismo piadoso basado en la
auto abnegación y el odio al mundo. Nietzche clavó la tapa de “Dios” unos años más tarde.
Desde entonces, ¿quién se ha aventurado a sugerir que el individualismo y el misticismo puedan reconciliarse y sintetizarse? El
ingrediente que falta en Stirner (Nietzche se aproxima más) es una noción activa de conciencia no ordinaria. La realización del yo
único (o ubermensch) ha de reverberar y expandirse en olas o espirales o música para abrazar la experiencia directa o la percepción
intuitiva de la unicidad de la realidad misma. Esta realización abarca y borra toda dualidad, toda dicotomía y toda dialéctica.
Transporta en sí misma, como una carga eléctrica, un sentido mudo e intenso de valor: “diviniza” el yo.
El ser/consciencia/gozo (satchitananda) no puede ser desestimado como un mero “fantasma” stirneriano o una entelequia más. No
invoca un principio trascendente exclusivo por el que el Einzige deba sacrificar lo que le es propio. Simplemente establece que la
misma conciencia intensa de la existencia da lugar al “gozo” -o en otras palabras- a la “conciencia valorativa”. Al fin y al cabo el
objetivo del Unico es poseerlo todo; el monista radical obtiene esto al identificar el yo con la percepción, como el pintor chino que
“se convierte en el bambú”, para “pintarse a sí mismo”. A pesar de las misteriosas pistas que Stirner deja caer acerca de una “unión
de Unicos” y a pesar del eterno “Sí” de Nietzche a la exaltación de la vida, su individualismo parece de alguna manera caracterizado
por una cierta frialdad hacia el otro. En parte ambos cultivaron una higiénica frialdad como asidero contra la asfixia caliente del
sentimentalismo y el altruismo del siglo XIX; en parte simplemente despreciaron lo que alguien (¿Mencken?) denominó “Homo
Bubensis”.
Y aun así, leyendo debajo y detrás de la capa de hielo, uno descubre los trazos de una fogosa doctrina -lo que Gaston Bachelard
hubiera podido llamar una “Poética del Otro”-. La relación del Einzige con el Otro no puede estar limitada por institución o idea
alguna. Y aun así clara, aunque paradójicamente, el Unico depende del Otro para completarse, y no puede realizarse ni se realizará
en ningún amargo aislamiento.
El ejemplo de los “niños lobo” o enfants sauvages sugiere que un niño privado de la compañía humana por un período demasiado
largo nunca obtendrá humanidad consciente -nunca adquirirá el lenguaje-. El Niño Salvaje facilita quizás una metáfora poética del
Unico; y al mismo tiempo señala el punto preciso donde el Unico y el Otro han de encontrarse, coalescer, unificarse; o bien fracasar
en la obtención de todo aquello de lo que son capaces.
El Otro refleja el Yo; el Otro es nuestro testigo. El Otro completa el Yo; el Otro nos da la clave de la percepción de la unicidad del
ser. Cuando hablamos del ser y de la conciencia, apuntamos al Yo; cuando hablamos de gozo implicamos al Otro.
La adquisición del lenguaje cae bajo bajo el signo de Eros; toda comunicación es esencialmente erótica, toda relación es erótica.
Avicena y Dante afirmaron que el amor mueve las estrellas y los planetas mismos en su curso; el Rg Veda y la Teogonía de Hesíodo
proclaman a Amor como el primer dios nacido después de Caos. Los afectos, las afinidades, las percepciones estéticas, la
convivencia; las más preciadas posesiones del Unico surgen de la conjunción de Yo y Otro en la constelación del deseo. Aquí otra
vez el proyecto emprendido por el individualismo puede evolucionar y vivificarse con un injerto del misticismo; específicamente
con el tantra. Como técnica esotérica divorciada del hinduismo ortodoxo, el tantra facilita un marco simbólico (una “red de joyas”)
para identificar el placer sexual y la conciencia no ordinaria. Todas las sectas antinomianas han contenido algún aspecto “tántrico”,
de las Familias del Amor y el Brethren Libre y los Adamitas europeos a los pederastas sufíes de Persia o a los alquimistas taoístas
chinos. Incluso el anarquismo clásico ha disfrutado sus momentos tántricos: los falansterios de Fourier; el “anarquismo místico” de
G. Ivanov y otros simbolistas rusos de fin de siglo; el erotismo incestuoso del Sanine de Arzibashaev; la extraña combinación de
nihilismo y adoración a Kali que inspiró al Partido Terrorista Bengalí (al que mi gurú tántrico Sri Kamanaransan Biswas tuvo el
honor de pertenecer)…
Nosotros, por nuestra parte, proponemos un sincretismo de anarquía y tantra mucho más profundo que cualquiera de los
mencionados. De hecho, simplemente sugerimos que el Anarquismo Individual y el Monismo Radical sean considerados en adelante
un mismo movimiento.
Este híbrido se ha denominado “materialismo espiritual”, un término que quema toda metafísica en el fuego de la unidad de espíritu
y materia. También nos gusta “Anarquía Ontológica” porque sugiere que el propio ser permanece en un estado de “Caos divino, de
plena potencialidad, de creación continua. En este flujo sólo el jiva mukti, o “individuo liberado”, se autorrealiza, y es por tanto amo
o monarca de sus percepciones y relaciones. En este incesante fluír sólo el deseo ofrece un principio de orden, y así la única
sociedad posible (como entendió Fourier) es una sociedad de amantes.
El anarquismo ha muerto, ¡larga vida a la anarquía! Ya no necesitaremos más el bagaje del masoquismo revolucionario o de la
autoinmolación idealista; o la frigidez del individualismo con su desdén por la convivencia, por el vivir juntos; o las vulgares
supersticiones del ateísmo, el cientifismo y el progresismo del siglo XIX. ¡Tantos pesos muertos! Las mohosas maletas proletarias,
los pesados baúles burgueses, los aburridos portamantas filosóficos ¡por la borda con ellos!
De estos sistemas sólo queremos su entusiasmo, su fuerza vital, su atrevimiento, su intransigencia, su furia, su desenvoltura, su
potencia, su shakti. Antes de tirar por la borda la basura y la impedimenta, saquearemos la valija en busca de billeteras, pistolas,
joyas, drogas y otros elementos útiles -nos quedaremos con lo que nos guste y tiraremos el resto-. ¿Por qué no? ¿Es que somos los
sacerdotes de algún culto, para canturrear responsos y mascullar nuestros martirologios?
La monarquía también posee algo de lo que queremos; una gracia, una naturalidad, un orgullo, una superabundancia. Nos
quedaremos con esto, y tiraremos las desgracias de la autoridad y la tortura en el cubo de basura de la historia. El misticismo tiene
algo que nos hace falta; “autosuperación”, conciencia exaltada, embalses de potencial psíquico. Estos serán expropiados en nombre
de nuestra sublevación; y dejaremos que las desgracias de la moralidad y la religión se pudran y descompongan. Como los Ranters
solían decir saludando a cualquier “criatura compañera” -del rey al carterista- “¡Alégrate! ¡Todo es nuestro!”
INSTRUCCIONES DEL KALI YUGA
EL KALI YUGA TODAVIA tiene unos 200,000 años por lo menos para jugar; buenas noticias para los abogados y avatares de
CAOS, malas noticias para brahmanes, secuaces de Yahvé, dioses-burócrata y sus lacayos.
Supe que Darjiling escondía algo para mí desde el momento en que escuché el nombre -dorje ling- Ciudad del Relámpago. Llegué
en 1969 justo antes de los monzones. Una vieja estación británica en la colina, cuarteles de verano del gobierno de Bengala; calles
en forma de sinuosas escaleras de madera, un centro comercial con vistas de Sikkim y del monte Katchenhunga -templos y
refugiados tibetanos- hermosas gentes amarillo porcelana llamadas lepchas (los verdaderos aborígenes) -hindúes, musulmanes,
budistas nepaleses y bhutaneses, y decadentes británicos que se extraviaron camino a casa en el 47, y que aún regentaban
destartalados bancos y casas de té.
Conocí a Ganesh Baba, un corpulento sadduh de barbas blancas con un impecablemente marcado acento de Oxford; en la vida he
visto a nadie fumar ganja de esa manera, chillam tras chillam, después recorríamos las calles mientras jugaba a la pelota con niños
chillones o se metía en broncas en el bazar, persiguiendo a los aterrorizados tenderos con el paraguas para revolcarse de risa después.
Me presentó a Sri Kamanaransan Biswas, un flaco funcionario bengalí de mediana edad y traje raído, quien se ofreció a enseñarme
el tantra. El Sr. Biswas vivía en un diminuto bungalow colgado entre los pinares de una brumosa ladera, donde yo lo visitaba
diariamente trayendo pintas de brandy de puja barato para empinar el codo; él me animaba a fumar mientras charlábamos, pues la
ganja también es sagrada para Kali.
El Sr. Biswas fue en su loca juventud miembro del Partido Terrorista Bengalí, que incluía tanto a adoradores de Kali como a herejes
místicos musulmanes además de anarquistas e izquierdistas radicales. Ganesh Baba parecía aprobar este pasado secreto, como si
fuera una señal de la oculta fuerza tántrica del Sr. Biswas, a pesar de su ligeramente desastrada apariencia externa. Discutíamos mis
lecturas de Sir John Woodruffe (“Arthur Avalon”) cada tarde, caminaba hasta allí a través de la fría niebla veraniega, de las trampas
tibetanas para espíritus que aleteaban a la húmeda brisa que se levantaba del rocío y los cedros. Practicábamos el mantra de Tara y el
mudra de Tara (o mudra de Yoni), y estudiábamos el diagrama del yantra de Tara con propósitos mágicos. Una vez visitamos un
templo al Marte hindú (como el nuestro, a un tiempo planeta y dios de la guerra) donde compró un anillo hecho con un clavo de
herradura y me lo dio. Mas brandy y ganja.
Tara: una de las formas de Kali, muy similar en atributos: tirando a enana, desnuda, con cuatro brazos armados, bailando sobre el
cadáver de Shiva, un collar de caninas o cabezas cortadas, la lengua goteando sangre, la piel de un profundo azulgrís, precisamente
el color de las nubes del monzón. Cada día más lluvia -aludes de barro bloqueando las carreteras-. Mi pase de área fronteriza expira.
El Sr. Biswas y yo descendemos del húmedo y resbaladizo Himalaya en jeep y en tren hasta su ciudad ancestral, Siliguri en las
anchas llanuras bengalíes donde el Ganges se ramifica en un inundado delta reverdecente.
Visitamos a su mujer en el hospital. El año pasado una crecida asoló Siliguri matando a decenas de miles de personas. Se propagó el
cólera, la ciudad está hecha una ruina, manchada de algas y destruida, las salas del hospital todavía están encostradas de lodo,
sangre, vómitos, los líquidos de la muerte. Ella está sentada silenciosa en la cama contemplando de hito en hito un horrible sino sin
un parpadeo. El lado oscuro de la diosa. El me da una litografía coloreada de Tara que milagrosamente se salvó flotando en el agua.
Esa noche asistimos a una ceremonia en el templo local de Kali, una modesta capilla medio en ruinas junto a la carretera -antorchas
como única iluminación- cantos y tambores de una síncopa extraña, casi africana, totalmente transformadora, primordial pero
complejamente delirante. Bebemos, fumamos. Solo en el cementerio, junto a un cadáver medio calcinado, me inician en el tantra de
Tara. Al día siguiente, febrático y aturdido, digo adiós y parto hacia Assam, hacia el gran templo del yoni de Shakti en Gauhati, justo
a tiempo para la fiesta anual. Assam es territorio prohibido y no tengo permiso. A medianoche en Gauhati me escabullo del tren,
retrocedo por las vías a través de lluvia y barro hasta las rodillas y, en total oscuridad, voy a dar por fin con la ciudad y me meto en
un hotel cochambroso. Enfermo como un perro a estas alturas. No soy capaz de dormir.
Por la mañana, autobús arriba hasta el templo en una montaña cercana. Torres inmensas, deidades pululando, patios, dependencias
-cientos de miles de peregrinos- extraños saddhus con pieles de trige que han bajado cantando de las cuevas de hielo que ocupan.
Ovejas y palomas son sacrificadas a millares, una auténtica hecatombe (ningún otro sahib blanco a la vista) -abundantes regueros de
sangre- espadas de Kali de hoja curva chop chop chop, cabezas muertas rodando por los resbaladizos adoquines. Cuando Shiva cortó
a Shakti en 53 trozos y los diseminó por toda la cuenca del Ganges, su coño cayó aquí. Algunos sacerdotes amistosos hablan inglés y
me ayudan a encontrar la cueva donde se exhibe Yoni. A estas alturas ya sé que estoy seriamente enfermo, pero decidido a
completar el ritual. Un tropel de peregrinos (todos al menos una cabeza más bajos que yo) me rodea como una ola de resaca en la
playa, y me lanza suspendido sofocantes y tortuosas escaleras trogloditas abajo hasta una claustrofóbica caverna-útero donde doy
vueltas mareado y alucinando hacia un informe meteorito cónico restregado por siglos de ghee y ocre. La barahúnda parte,
permitiéndome arrojar un ramo de jazmín sobre el yoni.
Una semana mas tarde en Katmandú ingreso (durante un mes) en el Hospital Alemán de las Misiones con hepatitis. Un precio
exiguo por todo el conocimiento adquirido -¡el hígado de algún coronel retirado en una historia de Kipling!- pero la he conocido,
conozco a Kali. Sí, el arquetipo absoluto de todo el horror, mas para aquellos que saben, se convierte en una madre generosa. Más
tarde en una cueva en la jungla sobre Rishikish medité sobre Tara durante muchos días (con mantra, yantra, mudra, incienso y
flores) y volví a la serenidad de Darjiling, y a sus benéficas visiones.
Su era ha de contener horrores, ya que la mayoría de nosotros no puede entenderla o alcanzar más allá del collar de calaveras hasta el
ramo de jazmín, sabiendo en qué sentido son una misma cosa. Atravesar CAOS, montarlo como un tigre, abrazarlo (incluso
sexualmente) y absorber un poco de su shakti, de su zumo vital -este es el Sendero del Yuga de Kali-. Nihilismo creativo. Para
aquellos que lo siguen ella promete iluminación e incluso riqueza, una participación de su poder temporal. La sexualidad y la
violencia sirven de metáfora en un poema que actúa directamente sobre la conciencia a través de la imaginación; o puede que en las
circunstancias apropiadas sean abiertamente realizadas y disfrutadas, imbuidas con un sentido de la santidad del todo, del éxtasis y el
vino a la basura y los cadáveres.
Aquellos que la ignoran o la ven fuera de sí mismos se arriesgan a la destrucción. Aquellos que la adoran como ishta devata, o yo
divino, saborean su edad del hierro como si fuera de oro, conociendo la alquimia de su presencia
CONTRA LA REPRODUCCION DE LA MUERTE
UNO DE LOS SIGNOS de ese Fin de los Tiempos que muchos parecen anticipar consistiría en una fascinación por todo el detritus
más negativo y odioso de esos tiempos, una fascinación por la propia clase de intelectuales que se consideran a sí mismos los más
perspicaces sobre el así llamado apocalipsis del que nos advierten. Estoy hablando de gente que conozco muy bien; aquellos de la
“derecha espiritual” (tales como los neoguenonianos con su obsesión por cualquier signo de decadencia); y aquellos de la izquierda
postfilosófica, los distanciados ensayistas de la muerte, connoisseurs de las artes de la mutilación.
Para estos dos grupos, toda posible acción en el mundo está restregada sobre un solo nivel plano; todo se muestra igualmente
insensato. Para el tradicionalista, nada importa sino preparar el alma para la muerte (no sólo la propia sino la del mundo entero
también). Para el “crítico cultural” nada importa sino el juego de identificar otra nueva razón para la desesperanza, de analizarla y
añadirla al catálogo.
El Fin del Mundo es ahora una abstracción porque nunca ha ocurrido. No tiene existencia en el mundo real. Dejará de ser una
abstracción sólo cuando ocurra -si es que ocurre-. (No estoy afirmando conocer los “designios de Dios” sobre el particular -ni
tampoco poseer conocimiento científico alguno sobre un futuro aún inexistente). Tan sólo veo una imagen mental y sus
ramificaciones emocionales; como tal la identifico como a una especie de virus fantasmal, una enfermedad fantasma en mí mismo
que ha de ser expurgada mas que hipocondríacamente mimada y complacida. He acabado despreciando el “Fin del Mundo” como un
icono ideológico que la religión, el estado y el entorno cultural por igual han sostenido sobre mi cabeza como una razón para no
hacer nada.
Entiendo por qué los “poderes” religioso y político quisieran mantenerme temblando como un azogado. Yo seguiré como un cordero
sus dictados y no me aventuraré a nada por mí mismo ya que sólo ellos ofrecen siquiera una oportunidad para evadir el ragnarok (a
través de la oración, de la democracia, del comunismo, etc.). El caso de los intelectuales iluminados, sin embargo, parece en
principio más asombroso. ¿Qué poder adquieren ellos de este rosario de miedo y sombras, de sadismo y odio? Lo que en esencia
obtienen es inteligencia. Cualquier ataque contra ellos ha de parecer estúpido, ya que sólo ellos tienen la claridad de visión suficiente
para reconocer la verdad, sólo ellos tienen el valor suficiente para ponerla por delante en desafío a vulgares censores ignorantes y a
blandos liberales. Si los ataco como parte del problema mismo que afirman discutir objetivamente, me verán como un paleto, un
mojigato, un cursi. Si admito mi odio por los artefactos de su percepción (libros, obras de arte, performances) seré entonces
simplemente tachado de remilgado (y así por supuesto seré reprimido psicológicamente), o al menos tachado de falto de seriedad.
Muchos asumen que porque yo a veces me expreso como un anarquista al que le gustan los muchachitos, he de estar también
“interesado” en otras ideas ultra postmodernas como el infanticidio compulsivo, la ideología fascista, o las fotografías de Joel P.
Witkin. Tan sólo asumen dos caras de cada asunto -la cara que se lleva y la cara que no se lleva-. Un marxista que objetara contra
todo este culto a la muerte como algo antiprogresista sería considerado tan tonto como un fundamentalista cristiano que lo
considerara inmoral.
Estoy convencido de que (como de costumbre) existen muchas caras en este asunto en vez de sólo dos. Los asuntos de dos caras
(creacionismo contra darwinismo, “elección” contra “pro-vida”, etc.) son todos sin excepción ilusiones, mentiras espectaculares.
Mi posición es ésta: soy bien consciente de la “inteligencia” que previene de la acción.
Yo mismo la poseo en abundancia. Sin embargo de vez en cuando me las arreglo para comportarme como si fuera lo suficientemente
estúpido como para intentar cambiar mi vida. A veces he utilizado estupefacientes peligrosos como la religión, la marihuana, el caos,
el amor de los niños. En unas pocas ocasiones he obtenido un cierto éxito -y digo esto no para dármelas de nada sino como
testimonio-. Derrocando los iconos internos del Fin del Mundo y de la futilidad de todo empeño mundano, he penetrado (alguna vez)
en un estado que parecía (en comparación con todo lo que he conocido) un estado de salud. Las imágenes de muerte y mutilación
que fascinan a nuestros artistas e intelectuales me parecen -a la luz del recuerdo de estas experiencias- trágicamente inapropiadas
para el verdadero potencial de la existencia y del discurso sobre la existencia.
La existencia misma puede considerarse un abismo desposeído de sentido. Yo no leo esto como una declaración pesimista. Si esto es
así, no lo he de ver pues sino como una declaración de autonomía para mi imaginación y mi voluntad; y para el más bello acto que
ellos puedan concebir con el que dotar de sentido a la existencia.
¿Por qué tengo yo que emblematizar esta libertad con un acto como el asesinato (como hicieron los existencialistas) o con cualquiera
de los funéreos gustos de los ochenta? La muerte sólo puede matarme una vez; hasta entonces soy libre para expresarme y
experimentar (tanto como pueda) una vida y un arte de la vida basados tanto en “experiencias punta” autoenriquecedoras, como en la
“convivencia” (que también posee su propias recompensas).
La réplica obsesiva de la imaginería de la muerte (y su reproducción o incluso mercantilización) se entromete en este proyecto
obstaculizándolo tanto como la censura o el lavado de cerebro de los media. Introduce bucles de feedback negativo -es mal juju-. No
ayuda a nadie a conquistar el miedo a la muerte, sino sólo inculca un miedo mórbido en lugar del saludable miedo que toda criatura
sensible tiene al olor de la propia mortalidad.
Esto no ha de absolver al mundo de su fealdad, o negar que cosas verdaderamente terribles existen en él. Pero algunas de estas cosas
pueden ser superadas; con la condición de que construyamos una estética sobre la superación más que sobre el miedo.
Hace poco asistí a una actuación de danza/poesía gay de intransigente modernez: el bailarín negro de la troupe tenía que hacer como
que se follaba a un cordero muerto.
Parte de mi autoinducida estupidez, lo confieso, es creer (e incluso sentir) que el arte puede cambiarme, y cambiar a otros. Por eso
escribo pornografía y propaganda -para provocar el cambio-. El arte nunca puede significar tanto como una aventura amorosa,
quizás, o una sublevación. Pero… hasta cierto punto… funciona.
Incluso aunque hubiera abandonado toda esperanza en el arte, sin embargo, toda expectativa de exaltación, todavía me resistiría a
soportar un arte que sólo exacerba mi infelicidad, o se permite la schadenfreude, la “complacencia en la infelicidad de otros”. Me
aparto de cierto arte como un perro rehuiría aullando el cadáver de su compañero. Preferiría rehusar esa sofisticación que me permite
olerlo con distanciada curiosidad como un ejemplo más de la descomposición postindustrial. Sólo los muertos son realmente
inteligentes, realmente enrollados. Nada los toca. Mientras vivo, sin embargo, me pongo del lado de una vida descarriada, sufriente y
tortuosa, del lado de la ira más que del aburrimiento, de la dulce lujuria, el hambre y la incuria… contra la gélida vanguardia y sus
premoniciones sepulcrales a la moda.
SONORA DENUNCIA DEL SURREALISMO
(Para Harry Smith)
EN LA MUESTRA DE CINE SURREALISTA, alguien preguntó a Stan Brakhage sobre la utilización del surrealismo en los media
(MTV, etc.); el contestó que era una “maldita vergüenza”. Bien, quizás lo sea o quizás no lo sea (¿es que la Kultura popular carece
ipso facto de toda inspiración?); pero aun admitiendo que en alguna medida la apropiación del surrealismo por parte de los media
sea una maldita vergüenza ¿hemos de creer que no había nada en el surrealismo que permitiera que se perpetrara este robo?
El retorno de lo reprimido significa el retorno de lo paleolítico -no una vuelta a la antigua edad de piedra, sino una vuelta de la
espiral en un nuevo nivel de rotación-. (Después de todo, el 99,9999% de la experiencia humana es de caza/recolección, con la
agricultura y la industria como una mera mancha de aceite en el pozo profundo de la no historia). El paleolítico es igual al
pre-trabajo (“la sociedad original del ocio”). El post-trabajo (trabajo cero) es igual al “paleolitismo psíquico”. Todo proyecto por la
“liberación del deseo” (surrealismo) que permanezca enmarañado en la matriz del Trabajo sólo puede conducir a la mercantilización
del deseo. El neolítico comienza con el deseo de mercancías (excedentes agrícolas), pasa a la producción del deseo (industria), y
termina con la implosión del deseo (publicidad). La liberación surrealista del deseo, con todas sus conquistas estéticas, no queda más
que como un subconjunto de la producción; de ahí la venta al por mayor del surrealismo al partido comunista y a su ideología
laboralista (por no mencionar su consiguiente misoginia y homofobia). El ocio moderno, por el contrario, es simplemente un
subconjunto del Trabajo (de ahí su mercantilización); no es por casualidad pues que cuando el surrealismo cerró el chiringuito, los
únicos clientes que quedaran en las rebajas fueran ejecutivos de la industria publicitaria.
La publicidad, utilizando la colonización surrealista del inconsciente para crear deseo, lleva a la implosión final del surrealismo. No
es sólo una “maldita vergüenza y una desgracia”, ni una simple apropiación. El surrealismo fue hecho para la publicidad, para la
mercantilización. El surrealismo es de hecho una traición al deseo.
Y aún así, fuera de este abismo de sentido, el deseo todavía surge, inocente como un fénix renacido. El primer dada berlinés (que
rechazó la vuelta al objeto artístico) nos ofrece con todos sus defectos un modelo mucho más apto para enfrentarnos a la implosión
de lo social de lo que el surrealismo hubiera podido ofrecernos jamás; un modelo anarquista, o quizás (en jerga antropo) un modelo
no autoritario, una destrucción de toda ideología, de todas las cadenas de la ley. Con la estructura del Trabajo/Ocio derrumbándose
hacia el vacío, con todas las formas de control desvaneciéndose en la disolución del sentido, el neolítico parece destinado a la
desaparición también, con todos sus templos y graneros y policías, para ser reemplazado por un retorno de orden psíquico a la
caza/recolección -una renomadización-. Todo implota y desaparece -la familia edípica, la educación, hasta el inconsciente mismo
(como dice André Codrescu)-. No confundamos esto con el Apocalipsis (resistámonos a la seducción del enemigo escatológico) no
es el mundo el que termina; sólo la cáscara vacía de lo social, que arde y desaparece.
Habría que tirar el surrealismo a la basura con toda la bonita cacharrería del sacerdocio agrícola y con todos los insulsos sistemas de
control. Nadie sabe lo que ha de traer, qué miseria, qué espíritu salvaje, qué dicha; pero lo último que nos hace falta en nuestro viaje
es otro equipo de comisarios, Papas de nuestros sueños -papaítos-. Abajo el Surrealismo…
Naropa, 9 de julio, 1988
POR UN CONGRESO DE RELIGIONES RARAS
HEMOS APRENDIDO A DESCONFIAR del verbo ser, de la palabra es; en vez de esto hagamos notar el asombroso parecido entre
el concepto de SATORI y el concepto de REVOLUCION DE LA VIDA COTIDIANA; en ambos casos: una percepción de lo
“ordinario” con consecuencias extraordinarias para la conciencia y la acción. No podemos usar la expresión “es como” porque
ambos conceptos (como todos los conceptos, todas las palabras) vienen de por sí encostrados con añadidos; cada una de ellas
cargada de todo su equipaje psicocultural, como invitados que llegan sospechosamente bien avituallados para el fin de semana.
Así es que permíteme el anticuado uso beat-zen del satori, mientras a un tiempo enfatizo -en el caso del slogan situacionista- que una
de las raíces de su dialéctica puede seguirse hasta la noción dada/surrealista de lo “maravilloso” irrumpiendo en (o desde) una vida
que sólo parece sofocada por lo banal, por las miserias de la abstracción y la alienación. Defino mis términos haciéndolos más
vagos, precisamente con el objetivo de evitar las ortodoxias tanto del budismo como del situacionismo, para escapar de sus trampas
ideológico-semánticas ¡esas máquinas rotas del lenguaje! Más bien propongo que las desguacemos en busca de recambios, un acto
de bricolage cultural. La “revolución” sólo representa otra vuelta del tornillo -mientras la ortodoxia religiosa de cualquier tipo
conduce lógicamente a un verdadero gobierno de destornillados-. No hagamos un ídolo del satori al imaginarlo bajo el monopolio de
monjes místicos, o como contingente en cualquier código moral; y más que fetichizar el izquierdismo del 68 elijamos el término de
Stirner “sublevación” o “levantamiento”, que elude las implicaciones internas de un mero cambio de autoridad. Esta constelación de
conceptos supone “romper las reglas” de la percepción normativa para llegar a la experiencia directa, de una manera análoga al
proceso por el que el caos se resuelve espontáneamente en órdenes fractales no lineales, o a la forma en que la energía creativa
“salvaje” se resuelve en juego y poesis. El “orden espontáneo” que surge del “caos” evoca por su parte el taoísmo anarquista del
Chuang Tzu. El zen puede ser acusado de una falta de conciencia de las implicaciones revolucionarias del satori, mientras los
situacionistas pueden ser criticados por ignorar una cierta “espiritualidad” inherente a la autorrealización y a la convivencia que su
causa demanda. Identificando el satori con la r.v.c. estamos en cierta medida celebrando un matrimonio de penalty tan singular como
el emparejamiento surrealista de un paraguas y una maquina de coser o lo que quiera que fuera. Miscegenación. La mezcla de razas
por la que abogaba Nietzche, quien sin duda se sentía atraído por la sensualidad del descastado.
Me siento tentado de describir la manera en que el satori “es” como la r.v.c. -pero no puedo-. O por ponerlo de otra manera: casi
todo lo que escribo gira en torno a este tema; tendría que repetirlo casi todo para dilucidar este único punto. En vez de ello, como
apéndice, ofrezco otra curiosa coincidencia o interpenetración de 2 términos, uno del situacionismo una vez más y el otro en este
caso del sufismo.
La dérive o deriva fue concebida como un ejercicio en la revolución deliberada de la vida cotidiana; una especie de vagabundeo sin
destino prefijado por las calles de la ciudad, un nomadismo urbano visisonario que implicaba una apertura a la “cultura como
naturaleza” (si he captado bien la idea) el cual por su pura duración habría de inculcar en los derivantes una propensión a
experimentar lo maravilloso; no siempre en su forma mas benéfica quizás, pero, optimístamente, siempre productiva a un
entendimiento -ya fuera a través de la arquitectura, el erotismo, la aventura, la bebida y las drogas, el peligro, la inspiración, lo que
fuera- de la intensidad de la percepción inmediata y la experiencia.
El término paralelo en el sufismo seria “viajar a los horizontes lejanos” o simplemente “viajar”, un ejercicio espiritual que combina
las energías urbanas y nómadas del Islam en una sola trayectoria, denominada en ocasiones “la caravana del verano”. El derviche
hace un voto de viajar a cierta velocidad, quizás quedándose no más de 7 ó 40 noches en una ciudad, aceptando lo que surja,
poniéndose en marcha cuando signos o coincidencias o simples caprichos le dirijan, moviéndose de punto de fuerza a punto de
fuerza, consciente de una “geografía sagrada”, del itinerario como sentido, de la topología como simbología.
Otra constelación: Ibn Jaldún, En el camino (tanto de Jack Kerouac como de Jack London), la forma de la novela picaresca en
general, el Barón Munchausen, el wanderjahr, Marco Polo, muchachos en un bosque de verano suburbano, caballeros arturianos
buscando bronca, maricones buscando chavalitos, arrastrarse por las tabernas con Melville, Poe, Baudelaire; o montar en canoa con
Thoreau en Maine… el viaje como la antítesis del turismo, espacio más que tiempo. Un proyecto de arte: la construcción de un
“mapa” que mantenga una escala 1:1 con el “territorio” explorado. Un proyecto político: la construcción de “zonas autónomas”
cambiantes dentro de una red nomádica invisible (como los Rainbow Gatherings). Un proyecto espiritual: la creación o el
descubrimiento de formas de peregrinación en las que el concepto de “templo” ha sido reemplazado (o esoterizado) por el concepto
de “experiencia punta”.
Lo que aquí intento (como siempre) es proveer unas bases irracionales firmes, una filosofía extraña, puede ser, para lo que llamo
Religiones Libres, incluyendo las corrientes psicodélica y discordiana, el neopaganismo no jerárquico, las herejías antinomianas, el
caos y la Magia del Kaos, el vudú revolucionario, los cristianos anarquistas y “sin iglesia”, el Judaísmo Mágico, la Iglesia Mora
Ortodoxa, la Church of the SubGenius, las hadas, los taoístas radicales, los místicos de la cerveza, la gente de la hierba, etc., etc.
Contrariamente a las expectativas de los radicales del siglo XIX, la religión no ha desaparecido -quizás nos iría mejor si lo hubiera
hecho- sino que en vez de ello ha incrementado su poder, aparentemente en proporción al incremento en el reino de la tecnología y
el control racional. Tanto el fundamentalismo como la new age extraen algún tipo de fuerza de la amplia y profunda insatisfacción
con un Sistema que trabaja contra toda percepción de la exuberancia de la vida cotidiana; llámalo Babilonia o el Espectáculo, el
Capital o el Imperio, la Sociedad de la Simulación o del mecanismo desalmado, lo que quieras. Pero estas dos fuerzas religiosas
reconducen el deseo mismo de autenticidad hacia nuevas abstracciones dominantes y opresivas (moralidad en el caso del
fundamentalismo, mercantilismo en el caso de la new age), y por esta razón pueden calificarse con toda propiedad de
“reaccionarias”.
De la misma manera en que los radicales de la cultura buscarán infiltrarse y subvertir los media populares, y tal como los radicales
de la política desarrollarán funciones similares en la esfera del trabajo, la familia, y otras organizaciones sociales, así existe una
necesidad de que los radicales penetren la propia institución de la religión en vez de simplemente seguir recitando tópicos del siglo
XIX sobre el materialismo ateo. Va a ocurrir de cualquier forma, así que mejor aproximarse a ello de manera consciente, con gracia
y estilo.
Habiendo vivido una vez cerca de la sede del Consejo Mundial de Iglesias, me gusta la posibilidad de una versión paródica de las
Iglesias Libres -la parodia como una de nuestras estrategias principales (o llámala détournement o desconstrucción o destrucción
creativa)- una especie de red abierta (no me gusta esa palabra; llamémosle si no “trama”) de cultos raros e individuos que se provean
unos a otros de conversación y servicios, de lo que puede empezar a emerger una dirección o tendencia o (en términos mágicos) una
“corriente” lo suficientemente fuerte para sembrar el desorden psíquico entre fundamentalistas y new agers, incluso entre los
ayatollahs y el papado, lo suficientemente convivial para disentir entre nosotros y aún poder dar fiestas estupendas -o cónclaves, o
concilios ecuménicos, o congresos mundiales- a los que nos anticipamos con alegría.
Las Religiones Libres pueden ofrecer algunas de las únicas alternativas espirituales posibles a las tropas de asalto televangélicas y a
los bobos “canalizadores del cristal” (por no mencionar a las religiones establecidas), y por eso llegarán a ser cada vez más y más
importantes, más y más vitales en un mundo en el que la exigencia de la irrupción de lo maravilloso en lo cotidiano se ha de
convertir en la más urgente, aguda y tumultuosa de todas las exigencias políticas. Un futuro que ha de empezar (espera, deja que
mire el reloj)… 5, 4, 3, 2, 1… YA.
LA TIERRA HUECA
REGIONES SUBTERRANEAS DEL continente excavadas en cavernas ciclópeas, catedrales de redes fractales, laberínticos túneles
gargantuanos, lentos ríos negros subterráneos, inmóviles lagunas estigias, puras y ligeramente luminíferas, esbeltas cataratas
precipitándose sobre roca desgastada por el agua, cayendo entre bosques petrificados de estalactitas y estalagmitas en la complejidad
del asombro del pez ciego ante el espeleólogo e insondable vastedad… ¿Quién excavó esta tierra hueca bajo el hielo que
vislumbraron Poe, ciertos ocultistas paranoicos alemanes, sectarios OVNI shaverianos? ¿Fue la tierra una vez colonizada en los
tiempos de Gondwana o MU por alguna antigua raza? ¿con sus esqueletos reptilianos todavía enmoheciéndose en los laberintos
secretos más lejanos del sistema cavernario? Calmas aguas estancadas, canales sin salida, pozas embalsadas lejos de los centros de la
civilización como la Pequeña América, la Ciudad del Transporte, o Nan Chi Han, allí abajo en los oscuros recodos y en las zonas
más remotas de las grutas antárticas, hongos y helecho albino. Sospechamos sus mutaciones, manos y pies de membranas anfibias,
hábitos degenerados; kallikaks de la tierra hueca, renegados lovecraftianos, heremitas, incestuosos contrabandistas escondidos,
criminales fugitivos, anarquistas forzados a ocultarse después de las Guerras Entrópicas, tránsfugas del Puritanismo Genético, Tongs
chinos disidentes y fanáticos del Turbante Amarillo, piratas índicos de cueva, indolentes parias macilentos de las prolecolmenas de
las cúpulas industriales a lo largo de la Lengua de Thwait y la costa de Walgreen y la tierra de Edsel-Ford; los trogs han mantenido
viva durante 200 años la memoria folk de la Zona Autónoma, el mito de que algún día aparecerá otra vez… taoísmo, filosofía
libertina, brujería indonesia, el culto a la Cueva Madre (o Madres), identificado por algunos estudiosos con la diosa javanesa del
mar/luna Loro Kidul, por otros con una deidad menor de la Secta de la Estrella del Sur, la “Diosa de Jade”… manuscritos (en ingliss
de Bahasa, el macarrónico dialecto pidgin de las cuevas profundas) con citas mutiladas de Nietzche y Chuang Tzu… El comercio se
basa en ocasionales piedras preciosas y en el cultivo de amapola blanca, hongos, más de una docena de especies diferentes de setas
“mágicas”… el pando lago Erebus, 5 millas de largo, moteado con islotes estalagmíticos ahogados de helechos y kudzu y pino enano
negro, contenido en una cueva tan vasta que a veces crea su propio tiempo… La ciudad pertenece oficialmente a la Pequeña
América pero la mayoría de sus habitantes son trogs que viven del Subsidio Perezoso; y el país tribal de las profundidades
cavernarias se encuentra justo al otro lado del Lago. Chusma, artistas, drogadictos, hechiceros, contrabandistas, infiltrados y
pervertidos que viven en ruinosos hoteles de basalto y sintoplast medio encostrados de viñas verde pálido, a lo largo del frente del
lago, una avenida de escuálidos cafés, comercios de gemas vigilados por ninjas armados, tiendas chinas de fideos con krill, el salón
engalanado de cristal para bailarines de gamelán de fusión lenta, muchachos practicando sus mudras en las soñolientas tardes de azul
oscuro electrónico al compás de sintegongs y metalofones… y bajo el muelle quizás unos cuantos bañistas desacompasados a lo
largo de la playa negra, genuinos turistas de bajos ingresos papando moscas en el templo detrás del bazar donde pálidos viejos
pamongs trog tranceados en hongos babean con los ojos en blanco, respirando el humo de un pesado incienso, todo parece de
repente amenazadoramente luminoso, vibrante de significado… sólo unos pocos casos de dedos amembranados pero los rumores de
promiscuidad ritual son lo suficientemente ciertos. Estuve viviendo en un pueblo de pescadores trog al otro lado del lago desde
Erebus en un habitación alquilada sobre la tienda de cebos… pereza rural y degenerados ritos supersticiosos de abandono sexual, los
misterios larvales e insalubres de los oprimidos mutantes ctónicos trog, vagos paletos ineptos… la Pequeña América, tan cristiana y
libre de mutación, tan eugenésica y ordenada, donde todo el mundo vive enchufado a un reino desencarnado de antiguo software y
holografía, tan euclidiana, newtoniana, limpia y patriótica; la P.A. nunca entenderá esta inocente magia de lo sucio, este
“materialismo espiritual”, esta esclavitud a los volcánicos deseos de las secretas pandillas de muchachos de las cavernas que como
flores risueñas ríen lanzando con erecciones de dínamo bombeantes surtidores de pura vida curvados como arcos tensos, y el olor del
agua, de la zupia de charca, de las blancas flores nocturnas al abrirse, jazmín y datura, orín, pelo húmedo de niño, esperma y barro…
poseído por los espíritus de la cavernas, quizás los fantasmas de antiguos alienígenas que ahora deambulan como demonios
buscando renovar viejos placeres perdidos de carne y substancia. O quizás la Zona ya ha renacido, ya es un nexo de autonomía, un
virus del caos que se extiende en su forma clandestina más exuberante, las blancas setas venenosas crecen en los rincones donde los
niños trog se han masturbado solos en la oscuridad..
NIETZCHE Y LOS DERVICHES
RENDAN, “LOS LISTOS”. Los sufíes usan el término técnico rend (adj. rendi, pl. rendan) para designar a alguien “tan listo como
para beber vino en secreto sin que le cojan”: la versión derviche del “disimulo permisible” (taqiyya, por la que a los chiítas se les
permite mentir sobre su verdadera afiliación para evitar la persecución al igual que avanzar en la causa de su propia propaganda).
En el plano del “Sendero”, el rend oculta su estado espiritual (hal) con objeto de contenerlo, de trabajar alquímicamente en él, de
desarrollarlo. Esta “listeza” revela mucho acerca del secretismo de las Ordenes, aunque sigue siendo verdad que muchos derviches
efectivamente rompen las leyes del Islam (shariah), ofenden la tradición (sunnah), y se ríen de las costumbres de su sociedad -todo
lo que les da razones para un verdadero secretismo-.
Ignorando el caso del “criminal” que usa el sufismo como una tapadera -o bien no el sufismo per se sino el dervichismo, casi un
sinónimo en Persia de las actitudes relajadas y por extensión de la laxitud social, un estilo de amoralidad pobre y genial pero
elegante- dicha definición puede aún considerarse en un sentido literal tanto como metafórico. Es decir: algunos sufíes de hecho
rompen la Ley mientras siguen admitiendo que la Ley existe y que continuará existiendo; y lo hacen por motivos espirituales, como
un ejercicio de voluntad (himmah).
Nietzche dice en algún sitio que el espíritu libre no se ha de agitar para que las reglas caigan o siquiera se reformen, pues sólo
rompiendo las reglas realiza su voluntad de poder. Uno ha de demostrar (a sí mismo al menos) una habilidad para superar las reglas
de la manada, para hacer la propia ley y aún así no caer presa del rencor y el resentimiento de aquellos espíritus inferiores que
definen ley y costumbres en CUALQUIER sociedad. Uno necesita, en efecto, un equivalente individual de la guerra con objeto de
alcanzar el devenir del espíritu libre -uno necesita una estupidez inerte respecto a la que medir el propio movimiento e inteligencia-.
Los anarquistas a veces proponen una sociedad ideal sin ley. Los pocos experimentos anarquistas que tuvieron un breve éxito
(makhnovistas, catalanes) no consiguieron sobrevivir las condiciones de guerra que permitieron su existencia en un principio; así es
que no tenemos forma empírica de saber si tales experimentos podrían sobrevivir con el establecimiento de la paz.
Algunos anarquistas, sin embargo, como nuestro amigo el desaparecido stirnerita italiano “Brand”, tomaron parte en todo tipo de
revoluciones y levantamientos, incluso comunistas y socialistas, porque encontraron en el momento mismo de la sublevación la
libertad que buscaban. Por tanto mientras que la utopía siempre ha fracasado hasta ahora, los anarquistas individualistas o
existencialistas han triunfado en tanto han conseguido (ya sea brevemente) la realización de su voluntad de poder en la guerra.
La animadversión de Nietzche hacia los “anarquistas” siempre apunta contra el tipo de mártir narodnik igualitario-comunista, cuyo
idealismo vio como otro moralismo superviviente del cristianismo más -aunque a veces los ensalza por tener al menos el valor de
rebelarse contra la autoridad mayoritaria-. Nunca menciona a Stirner, pero creo que hubiera clasificado al individualista rebelde con
los tipos más altos del “criminal”, que representaba para él (tal como para Dostoyevsky) a un humano muy superior a la manada,
incluso al fracasar trágicamente por culpa de sus obsesiones y quizás ocultos deseos de venganza.
El superhombre nietzcheano, de existir, habría de compartir hasta cierto punto esta “criminalidad” incluso si tuviera que superar
todas las obsesiones y compulsiones, aunque sólo fuera porque su ley nunca podría estar de acuerdo con la ley de las masas, del
estado y de la sociedad. Su necesidad de “guerra” (ya literal o metafórica) puede incluso persuadirlo de tomar parte en la revuelta, ya
asumiera la forma de la insurrección o tan sólo la de una orgullosa bohemia.
Para él una “sociedad sin ley” podría tener valor sólo hasta el extremo en que pudiera medir su propia libertad respecto a la sujeción
a la de los otros, respecto a su envidia y a su odio. Las breves “utopías piratas” sin ley de Madagascar y el Caribe, la república de
Fiume de D’Annunzio, Ucrania o Barcelona, le hubieran atraído en su promesa del tumulto del devenir e incluso del “fracaso” más
que la bucólica somnolencia de una sociedad anarquista “perfeccionada” (y por tanto muerta).
En la ausencia de tales oportunidades, este espíritu libre se hubiera negado a perder el tiempo en agitación por la reforma, en
protesta, en ensoñación visionaria, en todo tipo de “martirio revolucionario” -en pocas palabras, en la mayor parte de la actividad
anarquista contemporánea-. Ser rendi, beber vino a escondidas sin que te cojan, aceptar las reglas para romperlas y así obtener la
elevación espiritual o la subida de energía del peligro y la aventura, la epifanía privada de superar toda policía interior mientras a un
tiempo burlar toda autoridad externa, éste puede ser un objetivo digno de tal espíritu, y ésta puede ser su definición del crimen.
(A propósito: creo que este escrito puede contribuir a explicar la insistencia de N en la MASCARA, en la naturaleza secretista del
proto-superhombre, que disturba incluso a comentaristas inteligentes aunque algo liberales como Kaufman. A los artistas, con todo
lo que N los ama, los critica por contar secretos. Quizás no llegó a considerar que -parafraseando a A. Ginsberg- ésta es nuestra
forma de alcanzar la “grandeza”; y también que -parafraseando a Yeats- incluso el más auténtico de los secretos se convierte en una
máscara mas).
Y en lo que respecta al movimiento anarquista de hoy: ¿es que no nos gustaría aunque sólo fuera una vez levantarnos en un suelo
donde las leyes se han abolido y el último cura ha sido colgado con las tripas del último burócrata? Sí claro. Pero tampoco estamos
conteniendo el aliento. Hay ciertas causas (por citar al Nich otra vez) que uno no puede abandonar del todo, aunque sólo sea por la
pura insipidez de todos sus enemigos. Oscar Wilde podía haber dicho que uno no puede ser un caballero sin ser algo anarquista -una
paradoja necesaria, como el “aristocratismo radical” de N-.
Esto no es sólo una cuestión de dandysmo espiritual, también lo es de compromiso existencial con una espontaneidad fundamental,
con un “tao” filosófico. Con todo su gasto de energía, en su propia falta de forma, el anarquismo exento de ISMOs se aproxima a ese
único tipo de forma que puede interesarnos hoy, a ese atractor extraño, la forma del caos, que (una última cita) uno ha de llevar
dentro, si ha de dar a luz una estrella danzante.
Equinoccio de primavera, 1989
RESOLUCION PARA LOS 90:
¡¡BOICOT A LA CULTURA POLICIAL!!
SI HAY UNA FIGURA DE LA FICCION que haya dominado la cultura pop de los ochenta, ésa ha sido la del Policía. La puta
pasma por todas partes. Qué aburrimiento más increíble.
Policías fuertes -protegiendo al débil y al humilde- a expensas de una media docena o así de artículos de la constitución -“Harry el
Sucio”-. Simpáticos policías humanos, enfrentándose a la perversidad humana, con una actitud agridulce, ya sabes, duros y
escarmentados pero aún blandos por dentro -Canción triste de Hill Street- la serie de TV más perversa de todas. Policías negros
listillos marcándose ingeniosos desplantes racistas contra paletos policías blancos, quienes terminan a pesar de todo amándose unos
a otros -Eddie Murphy, Traidor de Clase-. Para darle emoción masoquista a la cosa tenemos a policías corruptos que amenazan con
derribar nuestra Akogedora Realidad del Konsenso desde dentro como tenias diseñadas por Giger, pero como es natural son
aniquilados en el último segundo por el Ultimo Policía Honesto, Robocop, la amalgama ideal de prótesis y sentimentalismo.
Llevamos obsesionados con la policía mucho tiempo (pero los polizontes de antaño hacían de tontainas patosos, pasma pasmada
colocada para que Fatty Arbuckle or Buster Keaton les dieran de tortas). Pero en el drama ideal de los ochenta, el “hombrecillo” que
una vez tumbó polis por centenares con esa bomba anarquista, utilizada inocentemente para encender un cigarrillo -el Vagabundo, la
víctima con el poder repentino del corazón puro- ya no tiene un lugar en el centro de la narrativa. Una vez “nosotros” fuimos ese
vagabundo, ese héroe caótico cuasi surrealista que vence con wu-wei a los ridículos vasallos de un orden ruin e irrelevante. Pero
ahora nos vemos reducidos al estatus de víctimas sin poder, o al de criminales. “Nosotros” ya no ocupamos el papel central; ya no
somos los héroes de nuestras propias historias, hemos sido marginados y reemplazados por el Otro, por el Policía.
Por tanto las series policiacas sólo tienen tres personajes -víctima, criminal y policía- pero los dos primeros no llegan a ser
totalmente humanos -sólo el madero es real-. Extrañamente, la sociedad humana en los ochenta (como se ve en otros media) dio a
menudo la impresión de estar constituida de los mismos tres clichés/arquetipos. Primero las víctimas, las quejosas minorías
despotricando con los “derechos” ¿y dime tú quién no pertenecía a una “minoría” en los ochenta? Joder, si hasta la policía se
quejaba de que abusaban de sus “derechos”. Después los criminales: en gran medida no blancos (a pesar de la obligatoria y
alucinante “integración” de los media), en gran medida pobres (o bien obscenamente ricos, y así tanto más alienantes), en gran
medida perversos (los espejos prohibidos de “nuestros” deseos). Tengo entendido que uno de cada cuatro hogares norteamericanos
es asaltado cada año, y que cada año casi medio millón de nosotros es detenido sólo por fumar hierba. Frente a estadísticas tales
(incluso asumiendo que son “mentiras asquerosas”) uno se pregunta ¿quién NO es ya víctima o delincuente en nuestro estado
policial de conciencia? El chapa ha de mediar por todos nosotros, por muy chapada que esté la interfaz -sólo son sacerdotes
guerreros-, aunque sean profanos. Los más buscados de América -el concurso televisivo más popular de los ochenta- inauguró para
todos nosotros el papel del policía amateur, hasta ahora sólo una fantasía mediática del resentimiento y el revanchismo de la clase
media. Naturalmente el policía de la vida real no odia a nadie tanto como al vigilante -mira lo que le ocurre a los grupos de
autoprotección en los barrios pobres y/o no blancos como los musulmanes que intentaron eliminar el tráfico de crack en Brooklyn: la
policía reventó a los musulmanes, los camellos se libraron. Los verdaderos vigilantes amenazan el monopolio de las fuerzas de
seguridad, lèse majesté, algo aún más abominable que el incesto o el asesinato. Pero los vigilantes de los media se mueven a sus
anchas dentro del Estado Policial; de hecho, sería más oportuno pensar en ellos como informadores sin paga (¡ni siquiera un
conjunto de maletas a juego!): delatores telemétricos, electrochivatos, soplones de ocasión.
¿Qué es lo que “América busca”? ¿se refiere esta frase a los criminales; o a los crímenes, a los objetos del deseo en su verdadera
presencia, sin representar, sin mediar, literalmente robados y apropiados? Lo que América busca… es dar por culo al trabajo, plantar
al cónyuge en el arroyo, drogarse (porque sólo las drogas te hacen sentir como la gente en los anuncios de TV), tirarse a núbiles
jovencitas, sodomía, robar. Cómo no. ¿Qué placeres inmediatos NO son ilegales? Incluso las barbacoas en exteriores violan
ordenanzas contra el humo hoy en día. Hasta los placeres más simples nos delatan contra alguna ley; finalmente el placer se
convierte en algo demasiado estresante, y solo queda la TV -y el placer de la venganza, de la traición delegada, de la emoción
enfermiza del soplón-. América no consigue lo que busca, así que en vez de eso tiene a Los más buscados de América. Una nación
de gallinas de patio de colegio chupando de una élite de matones de patio de colegio. Por supuesto el programa aún sufre algunos
cortocircuitos de realidad extraños: por ejemplo, los segmentos dramatizados son representados con un estilo cinema verité por
actores; algunos espectadores son tan tontos que se creen que están viendo filmación real de crímenes auténticos. A partir de esta
farsa los actores son acosados sin descanso e incluso arrestados, junto con (o en vez de) auténticos delincuentes cuyas jugarretas son
flasheadas después de cada pequeño documentoide. Qué original ¿eh? Nadie experimenta nada -todo el mundo reducido al estatus de
un fantasma- las imágenes de los media rompen y se alejan flotando de contacto alguno con la verdadera vida cotidiana; sexo
telefónico -cibersexo-. Trascendencia final del cuerpo: cibergnosis.
Como precursores televangélicos, los policías de los media nos preparan para el advenimiento, la llegada final o el Rapto del estado
policial: las “guerras” contra el sexo y las drogas: control total despojado de todo contenido; un mapa sin coordenadas en ningún
espacio conocido; mucho más allá del mero Espectáculo; puro éxtasis (“salir fuera del cuerpo”); simulacro obsceno; violentos
espasmos sin sentido elevados al último principio de gobierno. La imagen de un país consumido por imágenes de autorepugnancia,
por guerras entre las mitades esquizoides de una personalidad dividida, el Superego contra el Niño Ello, por el campeonato de pesos
pesados de un paisaje abandonado, calcinado, polucionado, desolado, irreal.
Tal como las series de asesinatos son siempre un ejercicio de sadismo, así la ficción policiaca siempre implica la contemplación del
control. Las imágenes del inspector o el detective miden la imagen de “nuestra” falta de substancia autónoma, de nuestra
transparencia ante la mirada de la autoridad. Nuestra perversidad, nuestro desvalimiento. Ya los imaginemos “buenos” o “malos”,
nuestra invocación obsesiva de los eidolones de la policía revela el alcance hasta el que hemos asumido la cosmovisión maniquea
que simbolizan. Millones de policías diminutos bullen por todas partes, como los qlippoth -hambrientos fantasmas larvales- llenan la
pantalla, como en la vieja película de Keaton, inundando el primer plano, una Antártida donde nada se mueve excepto siniestras
hordas de pingüinos azules.
Proponemos una exégesis hermenéutico-esotérica de la consigna surrealista “Mort aux vaches!” La tomamos para referirnos no a la
muerte de policías individuales (“vacas” en el argot de la época), una mera fantasía revanchista de izquierdas -mezquino sadismo a
la inversa- sino más bien a la muerte de la imagen del policía, del Control interno y su miríada de reflejos en el lugar no-lugar de los
media -la “habitación gris” como la llama Borroughs-. Autocensura, miedo a los propios deseos, a la “conciencia” como voz
interiorizada de la autoridad del consenso. Asesinar a estas “fuerzas de seguridad” sin duda liberaría inundaciones de energía
libidinal, y no la violenta vorágine que predice la teoría de la Ley y el Orden. La “autosuperación” nietzcheana provee el principio
organizativo del espíritu libre (como también de la sociedad anarquista, al menos en teoría). En la personalidad del estado policial, la
energía libidinal es embalsada y desviada hacia la autorepresión; cualquier amenaza al Control resulta en espasmos de violencia. En
la personalidad del espíritu libre, la energía fluye sin barreras y por tanto turbulenta pero dulcemente -su caos encuentra su atractor
extraño, permitiendo la emergencia de nuevos órdenes espontáneos-. En este sentido, pues, llamamos a un boicot de la imagen del
policía, y a una moratoria de su producción en el arte. En este sentido…
MORT AUX VACHES!
traducido del inglés por Guadalupe Sordo publicado en castellano por Carta de Ajuste Cristo del Buen Viaje, 8 Sevilla
41001-ESPAÑA
bnv@arrakis.es
en colaboración con Talasa Ediciones Hileras 8 Madrid-ESPAÑA
La Marca
Buenos Aires-ARGENTINA
publicado por Autonomedia Anti-copyright, 1985, 1991.
May be freely pirated chr(38) quoted– the author chr(38) publisher, would like to be informed at:Autonomedia P. O. Box 568
Williamsburgh Station
Brooklyn, NY 11211- 0568, USA

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s