Zona Periódicamente Autónoma. (Hakim Bey)

Me imagino que el viejo estilo de vida de la transhumancia siempre resultó agradable y además práctico, por lo menos en economías
de pequeña escala. Dos veces al año te levantas y mueves, viajas, cambias tu vida e incluso tu dieta – un gustillo de libertad nómada.
Pero siempre los dos mismos lugares. Un lugar es típicamente más agobiante que el otro – el pueblo, el hogar; mientras que el otro
lugar es típicamente más salvaje que el primero, y este puede ser llamado el lugar del Deseo, del Veraneo. En los cuentos de Finn
Mac Cumal y su banda de Fenians,(1) casi siempre nos los encontramos en el rincón más salvaje del espectro, los matorrales, el
paisaje de la caza que “retrocede” en el tiempo hasta una dorada edad pre-agrícola, y también “a través” del tiempo – hacia Tir nan
Ong, la Tierra del Verano, reino de Tuatha de Danaan, ambos la Muerte y el Hada.
Nos olvidamos que los Fenians pasaban sólo medio año libres en el bosque. Eran como transhumantes – debían trabajar (servicio
militar) la otra mitad del año para el Rey. En este sentido se parecían a los campesinos irlandeses, que hasta hace poco practicaban la
transhumancia pastoral. Los rastros perduran hasta ahora. De hecho, el folclore irlandés, conserva la imagen de esta libertad
veraniega; de alguna manera la “Naturaleza” siempre parece entrelazada e incluso confundida con la “Cultura” en la tradición
irlandesa (como en las zoomorfas mayúsculas del Libro de Kells), en formas que a menudo han impresionado al observador
extranjero como únicamente irlandésas. Los colonos de Elizabeth compararon a los nativos de Irlanda con los indios
norteamericanos: – ambos percibidos como “salvajes” – y ambos recibieron el mismo trato por parte de los ingleses. La
transhumancia otorga la oportunidad de permanecer en contacto con la Naturaleza en su aspecto “merrie” (como lo habría llamado
Morton of Merrymoun), incluso si la economía del pueblo es virtualmente definida por la agricultura, peonaje y trabajo forzado.
Esto explica el “radical” aspecto de la caza furtiva, desde Robin Hood a los Black Laws, y también la humana romantización
universal de la caza. Este romanticismo comienza incluso ya en las sociedades cazadoras/recolectoras, donde la fascinación (y la
diversión) de la caza proporciona mucha más comida para la tribu que (comparado con) la trabajosa recolección – y el romanticismo
continua hasta estos días. Pienso en mis dos tíos menores, quienes cultivaron el country romance de la cacería como salidos del libro
de notas de Turgeniev. Me parece imposible menospreciar este romanticismo, que se me ha aparecido tan claramente como la última
reminiscencia de libertad paleolítica en un mundo que se rinde a la parrilla del arado – y a la carretera.
En efecto, puede decirse que el romanticismo por sí mismo gira (si es que no resuelve) alrededor de esta tensión en el espectro de la
Naturaleza/Cultura. Los transhumantes deben ser un tipo de románticos prácticos, y de “esquizofrénico ambulatorio” que funciona
como una personalidad, “ruptura” entre los polos magnéticos, y deambular de un lado a otro de acuerdo al clima.
Invierno / Verano
pueblo / montaña o bosque
trabajar / jugar
agricultura / festival
pastoreo / cacería
calor de hogar (hachas de “bothy” (la copa del verdor)
narrativa del año) aventura
ensueño /deseo
etc.
Cuando la agricultura reproduce en sí misma, mediante un proceso de mayor racionalización y abstracción, y crea la cultura
industrial, entonces la ruptura se ensancha más allá de la brecha. Los transhumantes perdieron la estructura básica de su economía
por cercar el campo comunal de la aldea perdiendo los “derechos del bosque” o los tradicionales campos de pastoreo. Los nómadas
puros, quienes proporcionan (como reconoce Iben Khaldun) una necesaria tensión dialéctica en las sociedades (agrícolas)
tradicionales, se vuelven “redundantes” en el régimen Industrial. – pero no desaparecen. Los Juguetones y los Viajeros aún vagan
por Irlanda como en los siglos XVIII y XIV (y tal vez en la prehistoria). Pero los transhumantes están completamente perdidos. El
espacio liminal que alguna vez ocuparon, entre el asentamiento y el nomadismo, entre la Cultura y la Natura, ha sido completamente
borrado.
El espacio psíquico de la transhumancia, sin embargo, no puede ser erradicado tan fácilmente. Más temprano que tarde desaparecerá
del mapa pero re-aparecerá en el Romanticismo – en el reencontrarse con el paisaje e incluso con lo salvaje, en la “Adoración de la
Naturaleza” y en la Filosofía de la Naturaleza, en viajes a los Alpes, en el Movimiento Parques, en picnics, en los campos nudistas,
en la cabaña de veraneo, incluso en las vacaciones de verano. Hoy en día, los “reformadores” quieren que los chicos asistan al
colegio el año entero. Y critican las vacaciones de verano de dos o tres meses por su ineficiente vestigio de la economía agrícola.
Pero desde el (romántico) punto de vista de los niños, el verano es libertad sagrada – una temporal (pero periódica) zona autónoma.
Los niños son trashumantes duros de matar.
Hasta cierto punto – y desde cierto punto de vista –, ahora habitamos un mundo “post-industrial”, y se ha apuntado que precisamente
eso es, la reaparición del nomadismo.
Esto tiene su aspecto bueno (como en Deleuze y Guattari) y su aspecto malo – por ejemplo en el turismo. ¿Pero en qué se ha
convertido la transhumancia en este contexto? ¿Qué situaciones pueden ser elucidadas buscando sus rastros?
Un rastro bien claro de transhumancia psíquica se expresó por sí mismo en los años 20’s – 50’s en Norteamérica como el
movimiento de campamentos de verano. Una gran cantidad de estos campos estuvieron inspirados por varias progresistas y radicales
tendencias – naturismo, comunismo y anarquismo, Reicheanismo y otras escuelas psicológicas, misticismo oriental, espiritualismo –
una plétora de fuerzas “marginales”. La utópica comuna rural, como fue la Granja de Brook, diluida en unas baratas vacaciones para
excéntricos. Durante este mismo período incontables miles de “comunidades vacacionales” fueron creadas, con cabinas un poco
menos primitivas que las de los campamentos. Mi familia posee una en la orilla de un putrefacto lago que las hace de balneario en
Upstate New Cork, donde todas sus calles están nombras por indígenas, bosques, animales salvajes. Esta humilde comunidad
representa la “individualista” o emprendedora versión del comunalismo de los campamentos de verano; pero hasta ahora sobreviven
en ellos vestigios de un espíritu comunitario temporal. En cuanto a los campamentos, finalmente la mayoría comienza a satisfacer a
los niños, esos ciudadanos naturales del verano. Así como el precio de la pura holgazanería hedonista subió y subió, de pronto sólo
los niños pudientes pudieron permitirse el campamento – y luego ni siquiera ellos. Uno a uno los campamentos empezaron a cerrar,
un lento declinar en los 70’s, 80’s y 90’s. Desesperadas medidas se intentan aún (“Campamento Marxista Computacional
Reconvertido”; encuentros neo-paganos y seminarios holísticos, etc.)– pero por ahora el campamento de verano casi parece un
anacronismo.
Ahora, el campamento de verano puede ser una extremadamente desanimada versión de la utopía de la transhumancia – mucho
menos la utopía de las utopías – Pero argumentaría que vale la pena defenderlo, o mejor dicho, vale la pena re-organizarlo. Si la
vieja economía suspendió su apoyo, tal vez, una nueva economía pueda visionarlo y realizarlo. De hecho, tal tendencia ya ha
aparecido. Así como los viejos campamentos de verano han caído en banca rota y aparecido en el mercado, unos pocos han sido
adquiridos por grupos que tratan de preservarlos como campamentos (con quizá algunos residentes permanentes), o como privadas o
semi-privadas “comunas” de verano. Algunos de estos neo-campamentos servirán simplemente de retiros vacacionales para los
grupos que los han adquirido; pero otros necesitarán fondos adicionales, y de esta manera, serán arrastrados a experimentar con
jardineo de subsistencia, trabajos manuales, organizar conferencias, eventos culturales, o algunas otras funciones semi-públicas. En
este último caso podemos hablar de una neo-transhumancia, ya que el campamento no serviría simplemente como un espacio de
“ocio”, sino también como un espacio de “trabajo” para los participantes primarios. El “trabajo” de verano parece un “juego” para
los trashumantes en comparación con las labores de la aldea. El Pastoreo deja tiempo para algunos arcaicos placeres desconocidos
para la agricultura o la industria de tiempo completo; y la caza es deporte puro. (Jugar es el punto de la caza; lo “cazado” es un
bonus.) Un tanto de la misma manera el neo-campamento de verano tendrá que “trabajar” para arreglárselas, pero su labor será
“auto-gestionada” y “auto-adueñada” en mayor medida que el salario de invierno, y será un trabajo de naturaleza “festiva”
–”recreación”, ojalá en el sentido original de la palabra – o incluso “creación”. (Artistas y Folcloristas hacen buenos ciudadanos de
verano)
Si la economía determinó la caída del viejo movimiento de campamentos de verano, el estado jugó su rol también: –regulaciones,
restricciones, precauciones, requerimientos de seguros, códigos, etc., ayudó a aumentar el precio real para mantener un campamento
sobre el nivel de viabilidad. Uno podría casi empezar a sospechar que “el estado” de alguna manera sintió al movimiento de
campamentos como un vago tipo de amenaza. Por una cosa, los campamentos escapan a la mirada fija del control cotidiano, y están
alejados del flujo de mercancías e información. Luego también, los campamentos son sospechosamente comunales, focos de
posibles resistencias a la alienación y la atomización del consumismo y la “democracia moderna”. Los campamentos poseen una
erótica subversionalidad para ellos, como todos los ex -camperos de verano pueden testificar, una salvajización y una relajación del
súper-ego, un aire sin reglas, de Sueño de una noche de verano, el skinny-dipping, (2) el enamoramiento, la languidez de julio (o
febrero). El campamento no puede reconciliarse con el ideal de la producción industrial del ocio (“paquete de vacaciones”) y la
reproducción y simulación del verano como un parque temático, el proceso vacacional, el sistemático “vaciado” de todas las
diferencias, todas auténtico deseo.
Ya que el estado desconfía del campamento, el neo-campismo necesitará (para estar exento de eso) cultivar ciertas formas de
invisibilidad o camuflaje social. Un posible disfraz para el neo-campamento, no obstante, sería asumir el preciso disfraz de un
pasado de moda medio quebrado campamento de verano. Después de todo, el campamento de verano no es ilegal, y si tu grupo
puede encontrar los requisitos de seguridad, ¿por qué no acomodarse a un arquetipo ya existente? Siempre que no estés gestionando
un campamento de niños, o un abiertamente proclamado retiro Anarko-nudista, puede ser posible que pasen desapercibidos como
tan sólo otra pandilla de inofensivos haciéndose-creyéndose los indios con un mes de vacaciones para derrochar.
Mi defensa del (neo)-campismo de verano está basada en dos simples premisas: – uno, un mes o dos de relativa libertad es mejor que
absolutamente nada; dos, es asequible. Estoy asumiendo que tu grupo no está formado por “nómadas” o libertadores de tiempo
completo, sino por gente que necesita trabajar para vivir o que están atascados en la ciudad o el suburbio la mayor parte del año –
transhumantes potenciales. Quieres algo más que unas vacaciones de verano – quieres una comunidad de veraneo. Chapotear en un
humilde lago Adirondack es más placentero para ti que Disneylandia – siempre que puedas hacerlo con las personas que quieres.
Compartir los costos lo hace posible, pero también lo transforma en una aventura de comunicabilidad y crecimiento mutuo.
Haciendo que el lugar pague por sí mismo o incluso recortando un poquito del-libro de ingresos podrías transformar tu grupo en uno
de verdaderos neo-transhumantes, con dos focos económicos en tu vida. Incluso si consigues un estatus legal (como un centro retiro
educacional religioso exento de impuestos, o un Campamento de verano) en tu propiedad puedes permitirte cierto grado de
privacidad que –si lo usas discretamente– puede exceder todas las ataduras legales en términos de sexualidad, nudismo, drogas o
excesos paganos. Mientras no espantes los caballos o desafíes los intereses locales, ustedes serán simplemente otra patota de
“veraneantes”, y es de esperarse que sean un poco extraños.
De todas las versiones de la TAZ imaginadas hasta el momento, esta “periódica” o estacional zona está más abierta a la crítica en
tanto paliativo social o como “Club Med Anarkista.: sin embargo, se salva del mero egoísmo por el necesario hecho de que es
auto-organización. Tu grupo debe crear la zona – no puedes comprarla pre-empacada a alguna agencia turística. Por lo cierto, el
campamento de verano puede ser “Revolución” social. Supongo que pudo haberse llamado campo-de-entrenamiento para la
revuelta, pero esto suena muy serio y pretencioso. Preferiría apuntar simplemente al sentimiento de desesperación de muchos por
degustar la autonomía, en el contexto de un válido romanticismo de la Naturaleza. No cualquiera puede ser un neo-nómada – ¿pero
por qué no al menos un neo-transhumante? ¿Qué pasa si la revuelta no viene? ¿Nunca recuperaremos la tierra del verano, aunque sea
por un mes? ¿Nunca desaparecer de la cuadrícula aunque sea por un momento? El campamento de verano no es una guerra, ni
siquiera estrategia – pero es una táctica. Y placer inmediato, después de todo, sigue siendo su propia excusa.
Notas
1. N. del T. Los fenians, «la gente de Finn », eran una banda de guerreros probados que sólo admitían en sus filas a los valientes, los
doctos y los diestros.
2. N. del T. Skinny-dipping es el acto de ir a una piscina (o campamento) y tener un affaire con la chica más guapa de la comarca.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s